martes, 10 de septiembre de 2013

Gobierno de Peña busca que 65% de la población sea usuaria de Internet



Judith Amador Tello

MÉXICO, D.F. (apro).- El gobierno de Enrique Peña Nieto se ha planteado como metas de una política digital de cultura, aún por definirse, que al menos 65% de la población sea usuaria de Internet, disponga de acceso libre a la red en 250 mil edificios públicos y que 70% de los hogares tenga conexión de banda ancha en 2018.

Así lo señaló esta mañana el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa, durante la inauguración del Tercer Simposio Internacional sobre el Libro Electrónico, en el Auditorio Jaime Torres Bodet del Museo Nacional de Antropología.
Luego de evocar la figura de Torres Bodet como uno de los hombres que “más hicieron durante el siglo XX a favor del libro, de su creación, su producción y su difusión en México”, Tovar y de Teresa habló brevemente de los pros y contras de los libros en papel y los electrónicos, “cuya duración –dijo– pocos se atreven a pronosticar”.
El funcionario federal señaló que en el Plan Nacional de Desarrollo se establece la creación, por primera vez, de una Agenda Digital de Cultura y la necesidad de una política digital, cuyos ejes son: acceso y conectividad, conocimiento y contenidos, gobierno digital, innovación y participación ciudadana, e industria y economía digitales.
Según el presidente de Conaculta, se debe fomentar la adopción y desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación “como condiciones de crecimiento económico, el desarrollo humano y la vinculación eficiente del gobierno y la sociedad”.
En ese sentido, apuntó, la política cultural en la materia tendrá entre sus principales acciones: un programa de digitalización del patrimonio nacional; la construcción de plataformas digitales para enlazar acervos y hacerlos accesibles a todo el mundo; el empleo de las telecomunicaciones, redes y plataformas digitales para la educación y la difusión cultural y artística, y la alfabetización y apropiación digitales en todos los segmentos de la población.
Además, se comprometió a crear una política de fomento, acceso y difusión del libro electrónico, y a digitalizar el patrimonio bibliográfico nacional en custodia de las bibliotecas y fondos antiguos, históricos y especiales, bajo responsabilidad de las instituciones culturales, pero también en colaboración y alianza con otras instancias del ámbito social y privado.
Tovar y de Teresa también prometió la creación de bibliotecas virtuales para el acceso común a los libros digitalizados, y dijo que se buscará que un número cada vez mayor  de las 7 mil 300 bibliotecas públicas del país tengan la posibilidad de ofrecer ediciones digitales a sus usuarios.
Señaló que no habrá desplazamiento, pues los libros en papel que edita la Dirección General de Publicaciones del Conaculta, subrayó, se producirán y comercializarán simultáneamente en formato digital, y lo mismo se hará con el catálogo histórico de dicha dependencia “para volver a poner en circulación obras fundamentales que no se han editado de nuevo”.
De igual manera, sostuvo, se creará la Librería Virtual de Educal para la oferta de libros electrónicos, y en las librerías de la red habrá módulos digitales.
Acompañado por José Ignacio Echeverría, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial; Teresa Franco, directora general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, y Ricardo Cayuela, director general de Publicaciones, Tovar y de Teresa enfatizó:
“El interés en el libro electrónico no se basa, como he dicho antes, en la idea de que viene a sustituir al libro impreso. La historia de los medios de comunicación es más que convincente al respecto: los principales medios no han llegado para sustituir a otros, sino para agregar posibilidades a la comunicación humana y evolucionar juntos”.
Añadió:
“Estamos conscientes de que en este momento, en un país como el nuestro, y como muchos con los que compartimos realidades y desafíos, es aún inviable apostar todo por la tecnología digital, por poderosa y eficaz que ésta sea. El reto de la conectividad y el acceso universal, de la economía de las personas y familias, de la actualización tecnológica y de la infraestructura pública, hará que el libro impreso siga siendo un aliado insustituible de la educación, la transmisión del conocimiento, la creación y la lectura.”
El Tercer Simposio Internacional sobre Libro Electrónico se realiza en el Museo Nacional de Antropología del 10 al 13 de septiembre, con la participación de 30 especialistas, escritores y actores del mundo editorial. A lo largo de estos días habrá mesas de discusión, talleres (en el Museo de Arte Rufino Tamayo) y conferencias.
Entre los participantes se encuentran Andrew Littel, de Google Latinoamérica; Pedro Huerta, de Amazon Latinoamérica; Manuel Dávila, de Gandhi, y los escritores Perla Sassón-Henry, de Argentina; Jaime A. Rodríguez, de Colombia; Alexis De Greiff, de la Biblioteca Luis Ángel Arango, de Colombia; Jesús Pradells, de la Biblioteca Virtual Cervantes, de España, y Débora Kozak, de la Universidad de Buenos Aires, Argentina.
El programa completo está disponible en www.conaculta.gob.mx/libroelectronico

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.