viernes, 1 de febrero de 2013

Por la magnitud del estallido, fuentes de seguridad no descartan atentado

 
 
Jesús Aranda y Gustavo Castillo
 
Funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR) señalaron que la averiguación previa sobre el estallido en el edificio B de la Torre de Petróleos Mexicanos (Pemex) es en contra de quien resulte responsable y están abiertas todas las hipótesis, incluidos sabotaje y explosión de gas o de instalaciones eléctricas; en tanto, integrantes del gabinete de seguridad nacional no descartaron que haya sido un atentado.
Los informantes explicaron que la magnitud de la explosión explicaría esa última posibilidad.

Las mismas fuentes afirmaron que la seguridad del edificio está a cargo del sindicato de trabajadores de la paraestatal.
Al lugar llegaron unos 200 elementos de la Armada y al menos un centenar más del Ejército para apoyar en las labores de vigilancia y seguridad del perímetro afectado por el siniestro; también acudieron efectivos con perros especializados en el rescate de personas atrapadas entre escombros.
La PGR inició de inmediato las averiguaciones para determinar las causas de la explosión y envió más de 15 peritos de distintas especialidades, que trabajarán de manera conjunta con militares expertos en explosivos.
Según empleados de Pemex, minutos antes de las cuatro de la tarde decenas de trabajadores estaban formados para registrar su retorno de la hora de comida. Los empleados administrativos tienen un periodo de 14:30 a 16 horas para tomar alimentos, y luego salen los sindicalizados.
Tras la explosión, al lugar arribaron el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam; el subsecretario de Seguridad Pública, Manuel Mondragón y Kalb, y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.
Marinos y soldados se hicieron cargo de vigilar el perímetro alrededor de la torre.
El Ejército aplicó el Plan DN-III, que se implementa en casos de desastres naturales, por lo que fueron enviados soldados integrantes de la fuerza de tarea, especializada en estructuras colapsadas, además de binomios caninos y personal especializado en tareas de rescate.
Oficialmente, la Secretaría de la Defensa Nacional no informó al respecto; la encargada de hacerlo fue la Presidencia.
Fuentes castrenses explicaron que la aplicación del Plan DN-III es gradual y depende de la magnitud del evento, y recordaron que en el Campo Militar número uno está la fuerza de tarea encargada de implementar el citado plan de contingencia.

Fuente La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.