jueves, 20 de junio de 2013

Expertos de la Ibero cuestionan estrategia comunicacional de Peña



MÉXICO, D.F. (apro).- El Pacto por México, la Cruzada Nacional contra el Hambre, la reforma educativa, la reforma de telecomunicaciones y la detención de Elba Esther Gordillo son algunos elementos distractores con los que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha invisibilizado el problema de la inseguridad en México, según expertos de la Universidad Iberoamericana.
Sin restarles importancia a cada uno de esos tópicos, los académicos, entre ellos la doctora Helena Varela, directora del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Ibero, aseguraron que el gobierno de Peña Nieto se ha esmerado en fomentar una imagen y una percepción de seguridad en el exterior e interior del país.

En el marco del décimo aniversario de Ibero 90.9 FM, los especialistas participaron en el programa Zigma política donde sostuvieron que, ante un problema de difícil solución, como la inseguridad, el gobierno ha optado por “invisibilizarlo”, para que parezca que el tema no es muy grave.
A ello atribuyeron que “súbitamente” se haya dejado de hablar de la inseguridad, sus muertos y desaparecidos como si se hubiesen “evaporado”, dijo Helena Varela.
La investigadora señaló que si bien la estrategia de combate al crimen organizado no ha sido efectiva para disminuir los altos índices de inseguridad en México, “aparentemente” ha logrado incidir en los ciudadanos.
De acuerdo con encuestas, como la realizada por Parametría, explicó, un mes antes de finalizar el sexenio de Felipe Calderón, sólo 16% consideraba seguro o muy seguro su estado, mientras que en la medición de marzo de 2013, aumentó seis puntos.
Además, de noviembre de 2012 a marzo de 2013, la percepción ciudadana de México como un país seguro tuvo un repunte de 7 al 14%.
Con base en estos datos, los expertos de la Ibero consideraron que parte de la estrategia de la actual administración para enfrentar el “problema invisible” ha sido bombardear a los medios con temas como el Pacto por México, la Cruzada Nacional contra el Hambre, la reforma educativa, la reforma de telecomunicaciones y la detención de Elba Esther Gordillo.
Aclararon que no se trata de restar importancia a estos temas pero afirmaron que es preocupante “que se usen como distractores, con el fin de ocultar una realidad y, de paso, saturar la agenda pública”, lamentó Varela.
El tema de la inseguridad, apuntó la académica, ha desaparecido “de forma misteriosa” y el gobierno lo aborda sólo con propuestas retóricas, como el plan de crear una Gendarmería Nacional, cuya conformación ni siquiera está prevista en el Plan Nacional de Desarrollo.
Erubiel Tirado, coordinador del Diplomado en Seguridad Nacional, que imparte la Ibero, sostuvo por su parte que la actual estrategia de gobierno no es un “cambio para bien”, pues considera que al evitar hablar de la inseguridad, la población se sentirá más segura.
Mientras Felipe Calderón presumía los resultados de su guerra contra el narco, abundó Tirado, Peña Nieto se inclinó al extremo opuesto, lo que ha significado “un silogismo muy simple”, porque evitar dar información sobre la incidencia criminal y violencia en el país no desaparece el hecho.
Adán García, analista en temas de seguridad y catedrático de la Ibero, dijo que la crítica principal a la ruptura entre la política anterior y la actual es que pareciera que la seguridad del Estado es más importante que la de la población, ya que el gobierno de Peña Nieto utiliza esa estrategia para mostrar una imagen positiva al exterior, con el fin de atraer inversiones al país.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.