domingo, 11 de agosto de 2013

Presiona EU a México para lograr la extradición de Caro Quintero

  J. Jesús Esquivel

WASHINGTON (proceso.com.mx).- La Casa Blanca “expresó su profunda preocupación” por la liberación del narcotraficante Rafael Caro Quintero y por la versión de que también quedaría libre Ernesto Fonseca Carrillo Don Neto.
“Estamos profundamente preocupados por la liberación de Rafael Caro Quintero”, señaló en un comunicado de prensa Caitlin Hayden, vocera del Consejo Nacional de Seguridad (NSC) de la Casa Blanca. “Hemos visto reportes de que podría ser liberado otro individuo (Don Neto) vinculado con el asesinato de Enrique Kiki Camarena”, subrayó Hayden.

La reacción de la Casa Blanca automáticamente aumenta la presión sobre el gobierno de Enrique Peña Nieto para extraditar a Estados Unidos a Caro Quintero, pero además le adelanta que no está de acuerdo en que aun por problemas de salud quede libre Don Neto.
“Hoy seguimos tan comprometidos como lo estábamos inmediatamente después del asesinato de Kiki Camarena (en 1985), en conseguir que Caro Quintero y otros involucrados en este crimen enfrenten a la justicia en Estados Unidos; y para ello trabajaremos de manera cercana con las autoridades mexicanas”, sentenció la portavoz del NSC de la Casa Blanca.
La madrugada del pasado viernes 9 Caro Quintero quedó en libertad después de 28 años de permanecer en prisión, luego de que un fallo judicial determinara que se cometieron irregularidades procesales en la sentencia a 40 años de cárcel contra el narcotraficante.
Ese mismo viernes, horas después de la liberación de Caro Quintero, corrió la versión de que había sido liberado o que podría quedar libre también Ernesto Fonseca Carrillo Don Neto, otro de los fundadores del Cártel de Guadalajara, acusado por Estados Unidos de participar en el secuestro, tortura y asesinato en 1985 de Camarena, agente especial de la Administración Federal Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) asignado a Guadalajara, la capital de Jalisco.
Aun cuando la liberación de Caro Quintero tomó por sorpresa al gobierno de Barack Obama, que no tenía vigente una solicitud de extradición contra el narcotraficante, el mismo viernes la DEA y funcionarios del Departamento de Justicia trabajaban en la elaboración de una nueva solicitud.
La petición al gobierno de México de extraditar a Estados Unidos a Caro Quintero prescribió automáticamente cuando al capo se le enjuició y sentenció por los delitos que le fincaba la DEA y por los que sostenía su solicitud de extradición.
Para que Caro Quintero pueda ser extraditado a la Unión Americana, el gobierno de Obama debe formular una nueva petición con cargos por los cuales el exjefe del Cártel de Guadalajara no ha sido procesado judicialmente en México.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.