sábado, 8 de junio de 2013

Queda libre expareja de Góngora Pimentel tras un año en prisión



MÉXICO, D.F. (apro).- Ana María Orozco, expareja sentimental del exministro Genaro Góngora Pimentel, quedó en libertad a las 18 horas de este viernes, aunque abandonó el penal de Santa Martha Acatitla hasta las 19:10 horas.
Horas antes, el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) había ordenado la liberación inmediata de Orozco Castillo, quien desde mayo del año pasado se encontraba recluida en el penal femenil acusada de fraude genérico.
La juez 69 de lo penal, Nelly Ivonne Cortés Silva, dictó este viernes el auto de libertad a favor de la mujer –quien procreó dos hijos con el expresidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN)–, debido a que “no se demostró por completo el delito imputado”.

El pasado jueves 6 la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) ordenó el no ejercicio de la acción penal en contra de Orozco Castillo por el delito de violencia familiar, luego de que hace tres días Góngora Pimentel ofreció desistirse de las acusaciones.
Dos días antes de esa fecha, dos abogados del exministro se entrevistaron con Orozco Castillo y le ofrecieron desistirse de la acción penal y dejarle la guarda y custodia de David y Ulises.
Asimismo, Góngora Pimentel se comprometió a incrementar el monto de la pensión alimenticia.
Únicamente quedó abierta una práctica de psicología a los dos menores por presunto maltrato familiar, misma que se les aplicará el próximo viernes 14.
El caso de Orozco Castillo fue dado a conocer por la periodista Carmen Aristegui en Noticias MVS, donde puso en evidencia el presunto delito de tráfico de influencias en que incurrió el exministro para encarcelar a su expareja por el sólo hecho de poner a su nombre la casa que Góngora Pimentel le dejó a sus hijos y reducir el monto de la pensión.
El pasado 24 de mayo, el expresidente de la SCJN envió una carta a Carmen Aristegui en la que ofreció una disculpa a Ana María Orozco, familia e hijos, “si en algo les he fallado”, pero también se defendió de las acusaciones de su expareja, quien aseguró que el exministro utilizó su influencia con los jueces para encarcelarla el año pasado por un presunto fraude, luego de que ésta presentara una demanda de pensión alimenticia para sus dos hijos, la cual impugnó.
“Reconozco que me dejé llevar por mis emociones de desconcierto”, indicó Góngora en la misiva, en referencia a una “situación que en ese momento mis hijos vivían al lado de su señora madre”.
No obstante, sostuvo que jamás ha faltado a su deber de padre y siempre ha estado pendiente de las necesidades de sus hijos.
En la misma carta se comprometió a apoyar a la autoridad ministerial “para que en el momento procesal oportuno, Ana María se reincorpore al hogar con nuestros hijos y les brinde toda la atención, el amor, el cariño y comprensión que ellos se merecen”.
Ese mismo día, en entrevista telefónica desde el penal de Santa Martha Acatitla, Ana María Orozco aceptó las disculpas del exministro y dijo estar dispuesta a tener “buena comunicación y armonía” con Góngora Pimentel, en beneficio de David y Ulises.
“Probablemente Genaro y yo lleguemos a un buen acuerdo“, dijo esa mañana, pero advirtió que eso no indicaba que no existieron “irregularidades fuertes” de funcionarios públicos, en referencia a un presunto tráfico de influencias.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.