miércoles, 14 de agosto de 2013

Una indignante absolución



Jesús Cantú

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El juez federal Carlos López Cruz consideró que era el Ministerio Público el responsable de demostrar que Raúl Salinas de Gortari se aprovechó del empleo, cargo o comisión públicos para incrementar desproporcionadamente su patrimonio; y como no lo acreditó, decidió absolver al acusado del delito de enriquecimiento ilícito.
Sin embargo en el caso de este delito (de acuerdo con los antecedentes históricos, la intención del tipo específico, la redacción constitucional y legal y las tesis de jurisprudencia) es claro que lo que el Ministerio Público debe probar es el enriquecimiento desproporcionado durante el periodo de su encargo y es el inculpado, en el ejercicio de su defensa, el responsable de demostrar que su enriquecimiento es lícito o ajeno al ejercicio del encargo público.

Antes de entrar al análisis preciso de las disposiciones mexicanas vale la pena señalar que el tipo delictivo está previsto básicamente en los países latinoamericanos, pues no aparece en naciones europeas o de América del Norte; sí en cambio en Colombia, Argentina, Perú y desde luego México. En este sentido hay que señalar que claramente responde a nuestra realidad: Alta corrupción e incapacidad de encontrar pruebas jurídicamente válidas para demostrar la comisión de delitos como el cohecho, peculado, tráfico de influencias y cualquier otro específico contra la administración pública.
El primer antecedente se encuentra en el denominado “enriquecimiento inexplicable” previsto en la legislación emitida por Lázaro Cárdenas en 1939. Sin embargo la diferencia es que cuando se identificaba un enriquecimiento desproporcionado, el Ministerio Público iniciaba una investigación para tratar de demostrar la comisión de un delito; si encontraba las pruebas, lo hacía, pero si no, se le solicitaba que demostrara el origen lícito de su incremento patrimonial; en caso de no lograrlo se le sancionaba administrativamente.
Obviamente esta vía fue insuficiente y los casos de enriquecimiento desproporcionado proliferaban e indignaban a la población. Por ello Miguel de la Madrid inició la llamada “renovación moral”, la cual previó básicamente cuatro acciones: se reformó el artículo 109 de la Constitución (28 de diciembre de 1982), se promulgó la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos (31 de diciembre de 1982), se reformó el artículo 224 del Código Penal Federal (5 de enero de 1983) y se creó la Secretaría de la Contraloría General de la Federación (29 de diciembre de 1982).
Ante la imposibilidad material del gobierno mexicano de demostrar la comisión de delitos específicos en el ejercicio de la función pública, se recurre a esta figura que permite sancionar a los funcionarios que al final del ejercicio de sus cargos detentan un crecimiento injustificado de su patrimonio, de acuerdo con los ingresos que recibieron por motivo de su encargo.
En primera instancia el tipo penal se crea a nivel de la misma Constitución, al establecer en el artículo 109: “Las leyes determinarán los casos y las circunstancias en los que se deba sancionar penalmente por causa de enriquecimiento ilícito a los servidores públicos que durante el tiempo de su encargo, o por motivos del mismo… aumenten sustancialmente su patrimonio, adquieran bienes o se conduzcan como dueños sobre ellos, cuya procedencia no pudiesen justificar”. El texto constitucional es muy explícito: basta que dicho enriquecimiento suceda durante el tiempo de su encargo o, si es fuera de ese tiempo, cuando haya sido por motivos del mismo.
El artículo 224 del Código Penal Federal establece: “Se sancionará a quien con motivo de su empleo, cargo o comisión en el servicio público, haya incurrido en enriquecimiento ilícito. Existe enriquecimiento ilícito cuando el servidor público no pudiere acreditar el legítimo aumento de su patrimonio o la legítima procedencia de los bienes a su nombre o de aquellos respecto de los cuales se conduzca como dueño, en los términos de la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos”. Y algunos juristas interpretan que al señalar “con motivo” y no “durante” es necesario que el Ministerio Público pruebe que dicho enriquecimiento fue producto del ejercicio indebido de su encargo; sin embargo dejan de lado la lectura de la segunda parte del artículo, que precisamente deja la demostración al inculpado.
Esté es un fragmento del análisis publicado en la edición 1919 de la revista Proceso, ya en circulación.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.