viernes, 27 de septiembre de 2013

Clama Peña Nieto al cielo y a San Pedro para que deje de llover



Arturo Rodríguez García

MÉXICO, D.F. (apro).- Las lluvias siguen afectando la Costa del Pacífico mexicano, en especial, los estados de Guerrero y Oaxaca, donde los pronósticos anticipan que así continuará al menos hasta el sábado 28. Según el presidente Enrique Peña Nieto, la contingencia no ha terminado y, para enfrentarla, este jueves se encomendó a San Pedro y clamó al cielo para que “cierre un poquito la compuerta”.

“Si me dicen de dónde podríamos esperar una buena ayuda, sería de allá arriba, que dejara de llover un poquito para poder hacer las labores de apoyo a la población, de control en la zona, donde hay que reconstruir y encauzar ríos, porque hoy no se puede por la fuerza del agua… los deslaves siguen”, admitió.
A punto de cumplirse dos semanas del desalojo de profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) del Zócalo capitalino, espacio cercado aún por vallas y numerosos agentes de seguridad, el presidente Peña Nieto acudió al sitio por cuarta ocasión en lo que va del mes.
La visita de esta tarde tuvo el propósito de recorrer las carpas instaladas por su gobierno y el del Distrito Federal, convertidas en centros de acopio de víveres y enseres para los damnificados de la tormenta tropical Manuel y el huracán Ingrid que devastaron amplias zonas del país la semana pasada.
Bajo estricto control militar y policiaco de la zona, Peña Nieto paseó por el lugar con su esposa, Angélica Rivera. Lo acompañaron también el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, a quien ayer ratificó como responsable de atender la emergencia, y del subsecretario de dicha dependencia y vocero de seguridad del gobierno, Eduardo Sánchez.
Los seis centros de acopio instalados en la Plaza de la Constitución corresponden a las secretarías de la Defensa y de Marina, así como a la Policía Federal (PF), cuyos cuerpos castrenses y policiacos ocuparon el Zócalo tras el desalojo del 13 de septiembre y, concluidas las ceremonias oficiales por la Independencia y la conmemoración luctuosa del terremoto de 1985, se mantuvieron ahí, mediante la instalación de los centros de acopio.
En el Zócalo, según Peña Nieto, se han acumulado 562 toneladas de ayuda que se ha enviado a las familias en contingencia. Agregó que hay mil 172 centros de acopio en todo el país que están coordinados por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).
El mandatario agradeció a la sociedad civil, a las entidades gubernamentales y a quienes en general han participado en la captación de donativos y la organización del envío de ayuda a las zonas afectadas por las lluvias.
Además, solicitó que se siga enviando ayuda, pues la contingencia no ha terminado y advirtió que desde hoy y en los próximos tres días, las lluvias seguirán afectando los estados de Guerrero y Oaxaca.
Inclusive, mencionó que las precipitaciones de las últimas horas han impedido los trabajos de reconstrucción, por lo que pidió a San Pedro y al cielo, su ayuda.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.