viernes, 13 de septiembre de 2013

Tensión e incertidumbre en el desalojo de maestros de la CNTE

Luego del ultimátum del Comisionado Nacional de Seguridad, a las 16:45 horas inició el operativo de la Policía Federal y granaderos capitalinos para retirar a maestros de la CNTE del Zócalo capitalino para que se realice el festejo de las fiestas patrias. 

México, DF. Después de horas de tensión entre el gobierno y el magisterio disidente, la Policía Federal entró al Zócalo de la ciudad de México para desalojar el plantón de maestros.
Horas antes el Comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb, dio un ultimátum: a más tardar a las cuatro de la tarde los docentes debían desocupar el Zócalo, de lo contrario, la Policía federal entraría a desalojarlos.
Por la mañana los mentores se habían reunido para debatir si abandonaban el primer cuadro de la ciudad, poco antes de las 15 horas los grupos que aún permanecían en el Zócalo capitalino decidieron no retirarse. La Plaza de la Constitución ya estaba rodeada por policías y se preveía un enfrentamiento.

En punto de las 16:45 horas la avanzada de las fuerzas federales ingresó al Zócalo de la ciudad de México para desalojarlos. Los profesores no se enfrentaron a los uniformados y así empezó la retirada.
Sin embargo, maestros que se quedaron rezagados en su marcha fueron agredidos por elementos de la Policía Federal mientras que otros enfrentaron a los uniformados.
Ayer, después de varias reuniones entre funcionarios federales y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong asistió a un encuentro con el magisterio disidente, como había sido exigido durante las últimas semanas.
Osorio Chong pidió a los dirigentes de la CNTE que este viernes retiraran el campamento. Planteó que luego de las festividades por la Independencia de México -que se celebran el 15 y 16 de septiembre- si no se avanzaba en las respuestas, podrían regresar al Zócalo. No se llegó a ningún acuerdo.
Mientras, miles de maestros que llegaron a la capital del país marcharon en dos contingentes mostrando su fuerza para demandar la abrogación de las modificaciones a los artículos tercero y 73 de la Constitución y sus leyes reglamentarias. Al menos 26 estados del país replicaron estas manifestaciones.
Este día, en menos de cinco minutos la Policía Federal tomó control de la Plaza de la Constitución que fue ocupada desde el pasado 8 de mayo, cuando los primeros maestros de la Sección 22 de Oaxaca llegaron para iniciar una serie de protestas contra las leyes secundarias de la reforma educativa, la cual fue aprobada por el Congreso en diciembre de 2012.
Ambulancias, helicópteros, granaderos, policías, barricadas incendiadas previo a la entrada de la policía, maestros buscando salida, jóvenes embozados que lanzaban piedras a los uniformados, detenciones, detonaciones de petardos, fueron parte de la jornada que se vivió en el centro de la ciudad de México.
A la altura de Mesones casi esquina con la calle 20 de noviembre algunos docentes que emprendían el éxodo recibieron golpes. Transeúntes que no podían pasar debido al cerco que se instaló, reclamaron a los policías esta acción, al tiempo que alzaban la voz en apoyo a los maestros y les aseguraban a los uniformados que los mentores han de regresar al Zócalo capitalino.
En el operativo de desalojo la Policía Federal, apuntalada por los granaderos capitalinos, persiguieron a diversos grupos de maestros por las calles aledañas. Las fuerzas federales iban en avanzada y atrás de ellos tanquetas que lanzaban chorros de agua. En la confusión periodistas y transeúntes fueron golpeados por elementos policiacos.
Por las inmediaciones del centro se podían ver tanquetas lanzando agua, contingentes de granaderos presionando a grupos de maestros, que provienen de varias partes del país, para sacarlos de la zona, ambulancias de la Cruz Roja, transeúntes y maestros dispersos increpando a los uniformados y de vez en cuando se escuchaban petardazos.
En Izazaga casi esquina con 5 de febrero así como en la Plaza de la Constitución fueron detenidos algunos maestros. Sometidos por el cuello no se los llevaron en patrullas, sino en ambulancias de la Policía Federal.
Helicópteros de la PF sobrevolaron el Zócalo mientras que a pie cientos de elementos policiacos se desplegaron.
En la explanada del Zócalo quedaron pedazos de lonas multicolores, que habían sido los techos de los maestros disidentes, quienes ahora se agrupan en el Monumento a la Revolución, mientras ajustan la lista de docentes que podrían haber sido detenidos o que están heridos.

Fuente La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.