jueves, 27 de junio de 2013

Encuesta del CIDE: 42% de los mexicanos dejaría el país si pudiera



Mathieu Tourliere

MÉXICO, D.F. (apro).- “¿Si pudiera se iría a vivir fuera de México?” 42% los mexicanos lo haría —cinco puntos por encima de la cifra de 2010—. De ellos, más de la mitad (59%) se iría a Estados Unidos.
Este es uno de los datos que ofrece el reporte bianual México, las Américas y el mundo 2012-2013, elaborado por el Centro de Investigaciones y Docencia Económicas (CIDE) y presentado hoy en la sede la cancillería.
La cifra representa un “foco rojo”, aseveró Guadalupe González, investigadora de dicha institución académica, pese a que solo 14% emigraría sin documentos, contra 30% en 2010.

Según el informe, la mayoría de los mexicanos percibe la emigración como un fenómeno “malo” para las familias y las comunidades de origen.
El reporte indica que en 2012, 49% de los mexicanos tenían un pariente en el extranjero —88% de ellos en Estados Unidos—, mientras 19% de la población recibió remesas este año. En 2010, precisa el documento, ese porcentaje era de 12%.
Ante la emigración, el informe destaca que los mexicanos ven con buenos ojos que el gobierno negocie programas temporales de trabajo con su homólogo estadunidense e invierta en México para generar empleos.
En paralelo, 74% de los mexicanos considera que los extranjeros que se instalan en México contribuyen a la economía del país, y cree que 70% de ellos trae consigo ideas innovadoras. Sin embargo, también existe resentimiento hacia ellos: 51% los acusa de debilitar las costumbres y tradiciones mexicanas, y 49% afirma que quitan empleos.
Para controlar la inmigración, 80% de los mexicanos apoya los programas temporales de trabajo y 72% el control fronterizo, pero sin caer en el extremo: entre 74% y 88% rechaza la idea de erigir muros en las fronteras.
85% se siente “muy orgulloso” de ser mexicano. El nacionalismo en México se traduce sobre todo en el respeto a los símbolos patrios y a la reputación que tiene el país afuera de sus fronteras, señala el reporte.
El informe observa la pérdida de importancia del chauvinismo y del proteccionismo en México, por lo que define al nacionalismo mexicano como “pragmático”: 60% de los mexicanos apoyarían una unión política con Estados Unidos y 56% con Centroamérica, si esta cesión de soberanía se convirtiera en un mejoramiento de su bienestar.
País “blandofilio”
Según los resultados de las 114 preguntas del reporte, los mexicanos se volvieron más favorables a la apertura económica y diplomática hacia Estados Unidos, pero también hacia América Latina, los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y Asia.
Guadalupe González celebró que el sentimiento de admiración hacia Estados Unidos sobrepasó el de desprecio.
Igualmente remarcó que 47% de los mexicanos mira al continente asiático como una oportunidad para el país, mientras la imagen de China ha mejorado en la opinión pública.
Respecto de América Latina, entre 53% y 60% de los mexicanos sintió que las relaciones con la región mejoraron, por lo que el informe destaca el “optimismo” hacia el futuro de ésta. Sin embargo, la mayor parte preferiría ver a México “participar en la región sin ser líder”.
“México es un país blandofilio”, destacó en conferencia Leonardo Curzio, periodista e investigador del CIDE. Se refiere a la preferencia de los mexicanos hacia el “poder suave”: la cultura, el comercio y la diplomacia son vistos como mejores instrumentos que la fuerza militar.
El informe sostiene que los mexicanos tienen un mayor sentimiento de inseguridad ante los problemas que afectan de forma directa su bienestar: el narcotráfico, el calentamiento global, la escasez de alimentos y los desastres naturales.
El documento clasifica las demandas de los mexicanos para determinar los objetivos de la política exterior del país. La promoción de la cultura viene en primer lugar, seguido por el combate al narcotráfico y la protección del medio ambiente.
Los investigadores destacan la “gran coherencia” entre las amenazas y las demandas de política exterior, por lo que afirman: “Los mexicanos ven la política exterior como un instrumento de política pública, para mejorar su situación social y económica”.
El reporte sostiene que los mexicanos prefieren remediar el problema del narcotráfico mediante el tratamiento de los adictos, así como la prevención del consumo en lugar de la legalización de las drogas. Esta no aparece como una solución: recibió menos apoyo de la opinión pública que la entrada de tropas estadunidense en el país para poner fin al crimen organizado.
De hecho, entre 47% y 68% de la población mexicana apoya la cooperación con Estados Unidos para combatir al crimen organizado. Entre 65% y 76% de los mexicanos que están a favor de la cooperación ven con buenos ojos que Estados Unidos supervise dicho combate.
Brechas sociales
El informe bianual del CIDE, cuya primera edición publicó en 2004, pretende medir el nivel de conocimiento de la opinión pública y de los líderes acerca de la política exterior mexicana. En este reporte, los investigadores entrevistaron a una muestra de 2 mil 400 mexicanos de 18 años y más que representan a la “opinión pública”.
Asimismo encuestaron a 535 “líderes” de los sectores gubernamental, político y privado, así como de los medios de comunicación y de los ámbitos laboral y social.
El 76% de los mexicanos nunca ha salido del país, mientras que el 94% de sus líderes ya ha viajado al extranjero. El informe destaca los “contactos limitados” de los mexicanos con el exterior, lo que genera que tan solo el 11% de la población hable el inglés, contra 76% de los líderes.
De igual forma, 98% de los líderes se informa sobre la situación económica y política del país. En cambio, esto sólo lo hace 59% del resto de los mexicanos. La brecha es similar respecto de la información sobre las relaciones de México con otros países y en materia de finanzas y economía, lo que lleva los investigadores a concluir que “sólo una parte de los mexicanos presta atención a las noticias”.
“Tenemos un problema de desatención”, analizó Leonardo Curzio, al apuntar el hecho de que la FIFA es el segundo organismo internacional que los mexicanos identifican (51%), después de la ONU (58%). Al FMI lo identifica 13% y sólo 8% supo que México fue el año pasado el país anfitrión del G-20. A la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) apenas 21% la identifica por sus siglas.
Mientras que 71% sabe el nombre del presidente de Estados Unidos, sólo 5% sabe el nombre del canciller mexicano.
En cuestiones económicas, la brecha entre las opiniones de los líderes y de la opinión pública se profundiza. Si los líderes apoyan al liberalismo económico como factor de desarrollo (74% de ellos), sólo 42% de la opinión pública tiene tal entusiasmo. Asimismo, mientras 68% de los líderes estima que la Inversión Extranjera Directa (IED) beneficia “mucho” al país, tal opinión apenas la comparte 36% de la opinión pública.
Si la apertura económica es apreciada tanto por los líderes como por la opinión pública, la entrada de capital extranjero en sectores sensibles de la economía divide posiciones. En la telefonía y los medios de comunicación, la gran mayoría de los líderes (80% y 76% respectivamente) apoya la apertura, mientras que poco más de la mitad la opinión pública está de acuerdo (58 y 54% respectivamente).
Sin embargo, la opinión pública se resiste ante la entrada de capital extranjero en el sector energético: 52% rechaza la inversión en la electricidad y 69% en el petróleo. Los líderes, por su parte, apoyan ambos proyectos de liberalización: 67% y 59%, respectivamente.
Estos últimos saludan los beneficios para México que proporcionó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la gran mayoría apoya un Tratado de Libre Comercio con Brasil (87%), India (76%), China (69%), Sudáfrica (66%) y Rusia (65%).
Los líderes se presentan más latinoamericanos que la opinión pública, cuya preferencia se orienta hacia América del Norte. También son favorables a un mayor liderazgo de México en el mundo y en las instituciones internacionales como el FMI. Igualmente, abogan por estrechar relaciones con Asia.
Según el informe, 40% de la opinión pública cree que México debería seguir el modelo de desarrollo de Estados Unidos, y 20% que debería seguir el de China. Para los líderes, el modelo se encontraría más del lado de Brasil y Alemania: cada uno obtuvo 31% de opiniones favorables.
En contraste, ni la opinión pública, con 6%, ni los líderes, con 2%, considera “nuestro propio camino de desarrollo” como un modelo a seguir.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.