miércoles, 12 de junio de 2013

Hallan muerto a candidato del PRI secuestrado en Chihuahua



Patricia Mayorga

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- El cuerpo sin vida del candidato del PRI a la presidencia municipal de Guadalupe y Calvo, Jaime Orozco Madrigal, fue localizado esta mañana en una brecha que conduce a dicho poblado, informó Manuel González, vocero de la Fiscalía Zona Sur de Chihuahua.
Más tarde el gobernador del estado, César Duarte Jáquez, confirmó el hallazgo del cadáver del político priista.
Duarte indicó que Orozco fue encontrado en un paraje despoblado cercano a la carretera municipal.

El político fue secuestrado la mañana de este martes 11. De acuerdo con información a la que se tuvo acceso, los familiares habrían pagado el rescate unas horas antes de que se localizara su cuerpo.
Según la versión oficial, el priista fue “levantado” de su domicilio a las 9:00 horas por un grupo armado. Posteriormente la Fiscalía de la Zona Sur anunció la implementación de un operativo conjunto contras corporaciones policiacas para tratar de localizarlo.
Aparentemente un grupo de unos 10 hombres armados llegó a la vivienda donde estaba el candidato y se lo llevaron por la fuerza a bordo de una camioneta marca Toyota Tacoma, color blanco.
En el conflictivo municipio de Guadalupe y Calvo no había antecedentes de que el aspirante asesinado tuviera vínculos con el crimen organizado.
Orozco Madrigal se desempeñó como director de Obras Públicas de la actual administración municipal de Guadalupe y Calvo.
Municipio conflictivo
Los habitantes de la región revelaron que la situación empeora en Guadalupe y Calvo. El lunes, informaron, fueron “levantados” tres hombres del poblado La Hacienda y los regresaron muertos.
La semana pasada, “levantaron” a otros cinco hombres en la localidad conocida como Mesa de San José, del mismo municipio, y aún no aparecen.
La Fiscalía Zona Sur también informó que el martes pasado dos hombres de unos 25 años fueron encontrados muertos en el camino que conduce a la sección de Dolores, en el entronque de la comunidad La Crucita, de Guadalupe y Calvo.
Los dos fueron asesinados con armas de fuego, tenían atadas las manos con cinta canela y a uno de ellos le cubrieron la cabeza con su propia camiseta.
Los cuerpos de las víctimas fueron abandonados en el interior de la parte trasera de un Jeep Cherokee, modelo 1996, color gris, sin placas de circulación, y que tenía impactos de bala.
El Servicio Médico Forense (Semefo) se hizo cargo de los cuerpos que aún no han sido identificados y el vehículo fue asegurado por el Ministerio Público.
Guadalupe y Calvo se ubica en la sierra Tarahumara y colinda con los estados de Durango y Sinaloa. En los comicios del año pasado la comunidad de la Toayana y otros poblados cercanos no pudieron votar porque cancelaron la casilla de ese lugar, debido a que el inmueble estaba tomado por un grupo delictivo.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.