miércoles, 17 de julio de 2013

El noreste: Secuestros al alza



Juan Alberto Cedillo

Reacios a difundir la información real sobre secuestros, levantones o privaciones ilegales de la libertad, los gobiernos de los estados de la zona noreste del país apenas pueden ocultar que el número de ese tipo de delitos se incrementó en los años recientes. Un estudio de la UANL divulgado a principios de mes revela que en la zona metropolitana de Monterrey los casos se dispararon de manera desproporcionada de 2009 a la fecha. Aquel año sólo hubo seis, para 2011 se reportaban 43 por mes. Por lo que concierne a Tamaulipas, en diciembre último se registraron 3.55 casos por cada 100 mil habitantes. Y por más que las autoridades se resistan a admitirlo, en Coahuila la situación es aún peor.

SALTILLO, COAH. (Proceso).- Mientras que en Nuevo León se reconoce que cada mes son privadas de su libertad más de 80 personas y en Tamaulipas se estima que el número podría ser todavía más alto, las autoridades del estado de Coahuila suelen ocultar las cifras. No obstante, un estudio elaborado a partir de estadísticas oficiales revela que este delito ha experimentado un mayor crecimiento en territorio coahuilense.
Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), durante el primer trimestre de 2013 el número de secuestros se incrementó 20% en el país con respecto al mismo periodo del año pasado. De hecho es el delito que más se ha incrementado en el ámbito nacional.
El Observatorio Nacional Ciudadano por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad maneja sus propias cifras, según las cuales durante el primer cuatrimestre los secuestros se dispararon 16.9% en toda la República; y para el Centro de Investigación para el Desarrollo, A.C. (CIDAC), en el trienio 2010-2012 el aumento fue de 27%, al pasar de ocho a 10 plagios por cada 100 mil habitantes.
En el noreste, Tamaulipas es la entidad con mayor incidencia, pues de acuerdo con la Procuraduría General de la República en diciembre último se habían registrado 3.55 casos por cada 100 mil habitantes. Además, ocupa el primer lugar en denuncias formales en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos por los secuestros de indocumentados centroamericanos.
En el caso de Coahuila, la procuraduría estatal incluye en sus estadísticas únicamente los secuestros registrados entre junio de 2012 y marzo último; es decir, 17 casos. Omite las privaciones ilegales de la libertad –levantones, según el argot del narco– que se registran de manera cotidiana en territorio de la entidad.
Durante las últimas semanas, las autoridades estatales, así como las del vecino Nuevo León, hablaron de una “reducción mínima” en las estadísticas de homicidios y ejecuciones, pero insisten en esconder el número de privaciones ilegales, las cuales se han disparado en los últimos meses.
La escalada de secuestros en la zona impacta asimismo a los bancos de Texas. De acuerdo con el directivo de una institución de Laredo, quien pide ocultar su identidad, en los últimos tres años han llegado en promedio de tres a cinco clientes por mes a sacar sus ahorros para pagar el rescate de sus familiares secuestrados. “Están desesperados”, dice a Proceso.
En Nuevo León las autoridades se niegan a proporcionar las estadísticas oficiales sobre ese delito a los reporteros y académicos. De ahí el valor del estudio Percepción y realidad del secuestro en Nuevo León, elaborado por 18 investigadores de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), el Instituto Dipev S.C., y el Centro de Integración Ciudadana Fernández Fromow.
El reporte, coordinado por la doctora Patricia Cerda Pérez y divulgado la semana antepasada, indica que los delitos relacionados con las privaciones ilegales de la libertad crecieron de manera desproporcionada de 2009 a la fecha.
En 2011, señala, el promedio mensual de delitos contra la libertad en esa entidad ascendió a 43. La cifra contrasta con la de 2009, según la cual en la zona metropolitana de Monterrey sólo había entre cinco y seis secuestros por año.
Para los analistas de la UANL, es probable que el número real de secuestros y privaciones ilegales mensuales sea por lo menos del doble, si se considera que la mayoría de las veces los afectados no presentan denuncia.
Para 2010, el promedio de secuestros era de seis por mes. Pero a partir de marzo de ese año, cuando comenzó la narcoguerra entre el Cártel del Golfo y Los Zetas, los levantones se elevaron. En 2011 se cometieron 510 “delitos contra la libertad”, de acuerdo con las cifras oficiales de la Procuraduría General del Estado (PGJE).
Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1915 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.