viernes, 12 de julio de 2013

Mexicana de Aviación Disputa por el botín

 
 
Gustavo Castillo y Fabiola Martínez

La base de mantenimiento de Mexicana de Aviación, con un valor de 120 millones de dólares, es ahora el principal activo rentable de la compañía y el cual disputan grupos empresariales en el concurso mercantil que se desahoga en tribunales, cuya resolución podría llevar a la declaratoria de quiebra de la primera aerolínea de América Latina.
Fuentes gubernamentales y sindicales afirmaron que el ex presidente de Mexicana, Gastón Azcárraga –a quien se señala como responsable de la crisis financiera de la aerolínea– pretende regresar al negocio con la posesión de la base de mantenimiento (MRO, por sus siglas en inglés), por conducto del abogado Jorge Gastélum y el ex líder de los pilotos Fernando Perfecto, nombrado por el litigante director de Nuevo Grupo Aeronáutico que agrupa las acciones de Mexicana de Aviación, Click, Link y MRO.

Perfecto fue también quien llevó a la asamblea de pilotos a un superasesor, Martín Díaz, dedicado a convencer al gremio (accionista minoritario de Mexicana) de aceptar la venta de la empresa por mil pesos, como alternativa para tener un escenario de salvación.
Funcionarios de alto nivel revelaron que la venta de MRO alcanzaría para pagar más de 50 por ciento de las liquidaciones de más 8 mil 500 trabajadores afectados desde agosto de 2010 por la suspensión de operaciones de la aerolínea, que este viernes cumple 92 años de existencia.
Por conducto de sus sindicatos, los trabajadores han presentado al menos cinco denuncias ante la Procuraduría General de la República (PGR) para que el Ministerio Público Federal finque responsabilidades a Azcárraga, entre otros, a quien señalan como responsable de la triangulación de recursos de la aerolínea hacia su consorcio hotelero (Grupo Posadas) y de hacer simulaciones contables para apuntalar las filiales Click y Link.
“A la vista de todos ocurrió la operación alacrán, es decir, la madre (Mexicana) parió dos alacrancitos, los alimentó, los vio crecer; luego, ya creciditos, fueron mal aconsejados y se comieron a su madre”, expresó una sobrecargo jubilada que laboró 23 años para la aerolínea.
Consultados por este diario, trabajadores que actualmente no perciben salario ni el pago de pensiones comparten esa analogía y aseguran que el mal consejero fue Azcárraga, quien abusó de los activos y los préstamos para afianzar el desarrollo de Mexicana y ahora busca la impunidad.
Los funcionarios han advertido, en reuniones a puerta cerrada, que en el sexenio pasado el presidente Felipe Calderón alargó deliberadamente el desenlace de Mexicana para quitarle responsabilidad a Azcárraga y las consecuencias penales de sus actos.
La incertidumbre también benefició a las denominadas aerolíneas de bajo costo, cuyos dueños resultaron protegidos por la administración pasada y ahora ocupan la mayoría de posiciones y rutas de la empresa en crisis.
El sexenio calderonista concluyó sin un camino de solución para Mexicana y los 8 mil 500 empleos directos perdidos.
Al analizar problema, altos funcionarios del gobierno de Enrique Peña Nieto (el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam; el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y otros de las secretarías del Trabajo y Hacienda, así como de Bancomext) elaboraron una hipótesis de solución al problema.
Afirman que ellos no dilatarán el conflicto y que el acuerdo con el Presidente de la República fue que las denuncias debían resolverse conforme a derecho.
Según esta hipótesis, un camino para el pago de liquidaciones (valuadas en conjunto en unos 200 millones de dólares) sería sacar del concurso mercantil el MRO y venderlo de acuerdo con su valor real (no menos de 120 millones de dólares) para que se pueda emprender un plan de jubilaciones y de finiquitos.
En ese esquema existe de manera implícita una vía para que los empresarios denunciados penalmente como responsables de la crisis en Mexicana aporten recursos para fondear las liquidaciones, en una suerte de reparación del daño, expresó uno de los abogados consultados.
Crear una Mexicanita
En esa mesa de propuestas tomó fuerza la idea de echar a andar una aerolínea pequeña en la que pudieran ser empleados parte de los trabajadores y retomar la creación de una Mexicanita, con el apoyo del gobierno federal mediante la eventual condonación de la deuda con Bancomext, valuada en unos 780 millones de pesos, por la cual nueve aviones quedaron en garantía.
Sin embargo, la hipótesis topó con un obstáculo, calificado así por los interlocutores de los funcionarios: Gastélum, quien supuestamente compró a Azcárraga las acciones del NGA en mil pesos, transacción que no ha sido asentada ante el Registro Público de la Propiedad ni acreditada ante el juzgado que lleva el caso.
Este diario solicitó una entrevista con el abogado para preguntarle con qué intención promovió un incidente ante el juzgado del caso con la finalidad de alcanzar un acuerdo entre acreedores de Mexicana y, en consecuencia, que la MRO quedara fuera del litigio (y en manos de estos empresarios).
También se le preguntaría por qué buscó negociar con Banorte una quita de la deuda de Mexicana. En el despacho Gastélum y asociados no hubo respuesta a la petición de los reporteros.
De manera paralela, los sindicatos gestionan su propia alternativa de protección, amparados en el derecho de huelga. El propósito es que ante un escenario de quiebra, los activos de la aerolínea queden en manos de los trabajadores, como marca la ley.

Fuente La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.