lunes, 8 de julio de 2013

“La democracia” tuvo un emperador: la abstención



MÉXICO, D.F. (apro).- Hoy, el emperador de la democracia mexicana fue el abstencionismo.
“No es casualidad que hoy el triunfador es el abstencionismo. Sentimos que la gente no ha ido a votar por el proceso que se tuvo en las elecciones. La gente se fue decepcionando de los políticos, luego de los partidos y finalmente del gobierno”, admitió el candidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura de Baja California, Felipe Ruanova.

Era difícil que no hubiera desencanto. En estos comicios, la desesperanza comenzó hace tres meses. En abril pasado, el PAN dio a conocer que el gobierno de Veracruz y la Secretaría de Desarrollo Social maniobraban para desviar recursos federales a las elecciones locales.
A partir de ahí todo fue guerra sucia y violencia descarnada: asesinatos, levantones, espionaje, amenazas, acusaciones, robos y corrupción rampante.
Todos los partidos, excepto el PRI, admitieron esta situación: “Las campañas sucias han desanimado a la gente, la gente se desanima por eso”, admitió el secretario de elecciones del PAN en Baja California, Arturo García Portillo.
De los 14 estados en los que hoy hubo elecciones, el único en el que se disputó una gubernatura fue Baja California.
En la mañana, García Portillo era pesimista: calculaba que la afluencia no sobrepasaría 50%. Tras el cierre de casillas se estimaba que la votación real había sido bastante menor: 25%.
Los priistas tuvieron otro enfoque: en Ciudad Juárez, Chihuahua, Javier González Mocken (candidato suplente del PRI a la alcaldía) admitió que hubo una abstención “muy alta” que hasta el momento “no se ha roto”. “Siempre hay niveles altos de abstencionismo”, enfocó.
En Veracruz —uno de los estados más violentos y en cuyo gobierno menudean las acusaciones de corrupción— se calculó una abstención alta. “Tenemos un abstencionismo muy elevado. Lamentablemente se tenía proyectado unas cifras muy alentadoras por parte del personal del Instituto (electoral de la entidad) de 60%, pero no a nosotros nos han reportado que no llegan a 50% la participación electoral”, dijo el representante del Partido Alternativa Veracruzana, Alfredo Arroyo López.
El abstencionismo no fue sólo producto de la apatía: la violencia (mediante homicidios incluso) y las seculares delitos electorales jugaron su papel. Una de las víctimas fue Gustavo Madero, líder nacional del PAN. Le aplicaron el “ratón loco” a él y a los votantes de su casilla (históricamente panista). Esta práctica consiste en ir remitiendo al votante a lugares falsos, para que en algún momento se canse de buscar su casilla y abandone.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.