lunes, 8 de julio de 2013

PAN y el Pacto por México, los ganadores; PRD, el gran perdedor: académico



MÉXICO, D.F. (apro).- De confirmarse el triunfo del candidato Unidos por Baja California, Francisco Kiko Vega, el gran ganador de las elecciones del domingo pasado sería el PAN y el Pacto por México impulsado por el presidente Enrique Peña Nieto.
Así lo afirma René Torres Ruiz, coordinador en Ciencia Política y Administración Pública de la Universidad Iberoamericana, al realizar un balance de las elecciones que se realizaron en 14 entidades del país, donde se renovaron ayuntamientos y congresos locales, además de la gubernatura en Baja California.

En entrevista con Apro, el especialista —que ha dado puntual seguimiento al proceso electoral— afirma que el triunfo del PAN en Baja California fue “una gran sorpresa” porque además de la gubernatura ganó las capitales de Mexicali, Saltillo y Tlaxcala, y retuvo las de Aguascalientes y Puebla.
En opinión de Torres Ruiz, de mantenerse la tendencia en Baja California, donde según los últimos datos, Kiko Vega aventaja al candidato del PRI-PVEM, Fernando Castro Trenti, por apenas tres puntos porcentuales, no sólo se salva el dirigente panista, Gustavo Madero —duramente cuestionado por los calderonistas— sino el Pacto por México.
“Si bien el PAN tiene un triunfo (con la gubernatura de Baja California) al final uno de los principales beneficiados de esta elección en Enrique Peña Nieto, porque si el PAN hubiera perdido el pacto se hubiera venido abajo. El gobierno de Peña Nieto debe haber celebrado el triunfo del PAN en Baja California”, arguye Torres Ruiz.
Según el especialista de la Ibero, el Pacto por México pesó, en mayor o menor medida, en cada una de las elecciones del domingo 7 y el PRI salió bien posicionado, pues se recuperó en Tamaulipas y Veracruz, obtuvo “carro completo” en Quintana Roo y aventaja en la mayoría de los municipios en disputa.
Su avance, de acuerdo con el especialista, se debe en parte al abstencionismo “natural” en todas las elecciones estatales e intermedias y a que su voto duro es mucho más sólido que el del PAN y el PRD.
El “gran perdedor de las elecciones”, afirma, fue el PRD y el mejor ejemplo de ello es su derrota en los municipios de José María Morelos y Benito Juárez (Cancún), Quintana Roo, uno de los principales destinos turísticos del país.
Sus únicos triunfos se los debe a su alianza con el PAN en Baja California, donde su contribución fue mínima, en Puebla y Oaxaca.
El PRD, señala el académico de la Ibero, tendrá que hacer una profunda reflexión de sus pugnas internas, en particular entre los grupos que encabezan René Bejarano y Dolores Padierna (Izquierda Democrática Nacional, IDN) y los Chuchos, Jesús Ortega y Jesús Zambrano (Nueva Izquierda).
La salida de Andrés Manuel López Obrador del PRD es también un punto de análisis para el PRD pues, por sí solo, el tabasqueño contribuía con 12 o 13% de los votos que obtenía el PRD. Cuando los partidos de izquierda iban en coalición con López Obrador a la cabeza, salían por arriba de 30% en la intención del voto.
Con los resultados obtenidos, afirma Torres Ruiz, el PAN y el PRI deberán mostrar su habilidad política para mantener el respaldo del PRD en el Pacto por México, aunque, advierte, el PRD no tiene las curules suficientes para obstaculizar las reformas impulsadas por Peña Nieto a través del pacto.
Si el PAN continúa en ese acuerdo, con el apoyo del PVEM y Nueva Alianza el PRI logra las dos terceras partes que requiere para sacar adelante las reformas estructurales, afirma el también miembro de la Asociación Latinoamericana de Ciencia Política.
Abstencionismo y crimen organizado
Si bien el especialista afirma que el abstencionismo registrado en las elecciones del pasado domingo —que en general fue de 60%— es “natural” cuando se trata de elecciones estatales o cuando se renueva el Congreso de la Unión, es decir, cuando no está en disputa la Presidencia de la República, también es cada vez más preocupante la intervención del crimen organizado.
Antes, afirma, la intervención de la delincuencia organizada era visible sólo en Michoacán y ahora se ha extendido a otras entidades como Aguascalientes, Sinaloa, Veracruz, e incluso en Puebla, donde antes no se vivían los niveles de violencia que se registraron en estas elecciones.
A lo largo del proceso electoral, dice, se registraron “levantones” de candidatos y representantes de partidos políticos; además de la compra y coacción del voto, el uso indebido de recursos públicos con fines electorales, la “incipiente” democracia mexicana se enfrenta a la intervención, cada vez mayor del crimen organizado, afirma Torres Ruiz.
El problema, sigue creciendo, a pesar de lo que dice Peña Nieto, el crimen organizado está ahí, diciéndole al gobierno que tiene la capacidad, el dinero y el poder de amedrentar, de decidir quién puede ser candidato y si no se reflexiona sobre el particular, alerta el especialista, no tardará en escalar la presión de los alcaldes a los gobernadores.
“Recordemos el caso del candidato a gobernador de Tamaulipas” Rodolfo Torres Cantú, subraya el académico de la Ibero. El político fue asesinado a días de los comicios de 2010.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.