lunes, 15 de julio de 2013

Templarios estarían detrás del plagio al notario que exhibió corrupción de Granier



Armando Guzmán

VILLAHERMOSA, Tab., (proceso.com.mx).- El gobernador del estado, Arturo Núñez, informó que detrás del secuestro del notario de Cunduacán, Heberto Taracena Ruiz, estaría involucrada la organización delictiva “Los Caballeros Templarios”.
Taracena Ruiz, también presidente del Colegio de Notarios de Tabasco, escritor, exalcalde priista de Cunduacán y exdiputado local fue quien informó del hallazgo de los 88.5 millones de pesos atribuidos al exsecretario de Finanzas de la administración de Andrés Granier, José Manuel Sainz Pineda.

El notario fue plagiado la mañana de ayer domingo cuando, a bordo de su vehículo Jetta color gris, regresaba de su rancho, ubicado en la comunidad de La Piedra, Cunduacán, donde en mayo de 2009 fue masacrado un policía municipal, seis miembros de su familia y una vecina, luego de un operativo antinarco.
El vehículo del notario fue hallado abandonado a un costado de la carretera y junto a un casquillo percutido.
Trabajadores de Taracena Ruiz declararon que el notario llegó al rancho y luego se retiró. Vecinos del lugar relataron que, desde un vehículo Jetta azul, el grupo armado disparó contra el Jetta plateado que conducía el notario, quien trató de huir pero finalmente fue privado de su libertad.
El pasado 22 de mayo el notario dio fe del decomiso de los 88.5 millones de pesos en efectivo hallados en una refaccionaria propiedad de Abraham Cupil Córdova, padre de Marlis Cupil, secretaria y contadora del extesorero José Manuel Saiz Pineda, en la ranchería Lomitas del municipio de Nacajuca, Tabasco.
En diciembre de 2010 un comando ya había asaltado su casa de la cabecera municipal de Cunduacán. Entraron por la fuerza y se llevaron  dos vehículos, joyas y centenarios.
En mayo del año 2000, un comando a bordo de varios vehículos irrumpió en la comunidad de La Piedra, Cunduacán, y acribilló al policía Baldomero García Rodríguez cuando descansaba en la hamaca en el patio de su casa.
También fueron asesinados su esposa, dos de sus tres hijos de 16 y 9 nueve años, su cuñada, dos sobrinos menores de edad y una vecina.
Baldomero era comandante de la Policía Preventiva del municipio de Comalcalco, contiguo a Cunduacán, y días antes de su ejecución había participado en un operativo antinarco.
La mañana de este lunes se reportó un nuevo secuestro en Cunduacán. Se trata de Lelio Hernández Gordillo, nieto del exalcalde perredista de esa localidad, Juan Armando Gordillo.
De acuerdo con la policía municipal, el plagio ocurrió alrededor de las ocho de la mañana, cuando Hernández Gordillo regresaba de su rancho, ubicado en la comunidad de Pechucalco, primera sección de Cunduacán, donde fue interceptado.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.