viernes, 30 de agosto de 2013

Exigen a Peña atender casos de desaparición forzada



MÉXICO, D.F. (apro).- Familiares de desaparecidos y organizaciones civiles pidieron al gobierno de Enrique Peña Nieto que responda a la grave situación de la desaparición forzada.
En el marco del Día Internacional del Detenido Desaparecido, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba) destacó la necesidad de conocer el paradero de las víctimas, esclarecer los hechos, encontrar a los responsables, tomar medidas de “no repetición”, reparar los daños y hacer justicia.

“Familiares y sociedad tienen derecho a conocer la verdad de lo ocurrido, así como las razones y circunstancias en que fueron cometidas las violaciones a derechos humanos”, apuntó en un comunicado.
El Frayba refirió que, de acuerdo con documentación en su poder, la desaparición forzada en Chiapas pretende “cortar la expansión del proceso organizativo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)”.
Asimismo, abundó, es parte de un diseño estratégico a escala continental que contempla “un Estado militarizado y paramilitarizado, que interviene para mantener un sistema político y económico establecido”.
Esto a través de una estrategia de contrainsurgencia mediante la utilización de “un aparato represivo que busca infundir pánico en la población” para neutralizar procesos alternativos al sistema neoliberal y su solidaridad, subrayó.
La organización civil recordó este día los casos de Minerva Guadalupe Pérez Torres y Mateo Arcos Guzmán, quienes, entre otras personas, fueron desaparecidos en el municipio de Tila por el grupo paramilitar Paz y Justicia.
También se refirió a los casos de Rogelio Jiménez López y Antonio González Méndez –este último desaparecido en el municipio de Sabanilla–, que ya fueron admitidos por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), así como a los de Mariano Pérez Guzmán y Juan Antonio Peñate López, desaparecidos durante una agresión violenta en la comunidad Viejo Velasco, municipio de Ocosingo, donde resultaron muertas seis personas y 36 más fueron desplazadas forzadamente.
El último caso de desaparición forzada que el Frayba tiene registrado es el de Alonso López Luna, el 4 de diciembre de 2011, en la comunidad de Banavil, del municipio de Tenejapa.
Ante estos hechos el gobierno mexicano “sigue sin reconocer su involucramiento”, sostuvo el organismo defensor de derechos humanos.
Contrario a ello, añadió, su objetivo es “detener el reclamo de derechos y legítimas demandas de los pueblos”, y en el caso de Chiapas las desapariciones forzadas “son una de las formas de control social”, sostuvo.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.