martes, 24 de septiembre de 2013

‘Alud’ de reclamos saca de quicio a Rosario Robles en Guerrero



Ezequiel Flores Contreras

TLAPA DE COMONFORT, Gro. (apro).- La secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, fue severamente criticada por la tardía reacción gubernamental para atender el desastre provocado por la tormenta Manuel en la región de la Montaña y Costa Chica.

“En la Cruzada contra el Hambre estaban todos los militares metidos en las comunidades y, cuando llegó el desastre, no había alguna autoridad gubernamental” expresó la antropóloga na savi (mixteca) Edith Herrera Martínez, originaria de la comunidad de Zitlaltepec, municipio de Metlatonoc, la zona más pobre del país.
La joven profesionista calificó de indignante la actitud de las autoridades que se preocuparon más por evacuar vía aérea a turistas que quedaron varados en el puerto de Acapulco que por atender a los indígenas, uno de los sectores más desprotegidos y que habitan en zonas vulnerables.
Mientras el gobierno rescataba a los turistas, en la Montaña, hasta el momento, los indígenas siguen atrapados en varios pueblos que quedaron incomunicados.
Ante la falta de ayuda oficial, dijo que los damnificados de esta zona han tenido que caminar varias horas y días para conseguir víveres y buscar refugio en los cerros para salvar sus vidas.
Lo anterior se denunció durante una reunión convocada por el recién conformado Consejo de Comunidades Damnificadas, integrado por autoridades locales y pobladores de 47 pueblos indígenas me’ phaa y na’ savi de las regiones Costa Chica y Montaña.
A la reunión organizada este mediodía por el Centro de Derechos Humanos de la Montaña-Tlachinollan, en el albergue instalado en la Casa Católica de la ciudad de Tlapa de Comonfort, acudió la titular de Sedesol, quien arribó a este lugar considerado como El corazón de la Montaña.
Robles Berlanga, acompañada por la directora de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Nubia Mayagoitia, fue recibida con pancartas, mantas y discursos donde los montañeros sintetizaron la indignación ante la falta de ayuda gubernamental.
“No necesitamos bendiciones, necesitamos apoyos”; “Exigimos al gobierno que apoye a la región de la Montaña, no sólo Acapulco sino todo el estado de Guerrero”; “A los turistas los evacuan en aviones y a los pueblos originarios, no”; “Montaña alta destrozada, pueblos enteros sepultados”, se advertía en los mensajes escritos en cartulinas.
Al percatarse de la protesta, la funcionaria federal montó en cólera y pidió al director del Centro Tlachinollan, Abel Barrera, que el encuentro fuera privado y se retirara a los reporteros que cubrían el encuentro.
No obstante, la solicitud de Robles Berlanga no prosperó y enseguida participaron habitantes y autoridades comunitarias que soltaron un “alud” de reclamos en contra de las autoridades gubernamentales.
Al respecto, la joven me’pah (tlapaneca) Martha Ramírez advirtió que en el municipio de Tlacoapa la gente literalmente se está muriendo de hambre.
Enseguida, denunció que el alcalde perredista de Tlacoapa, Efrén Merino Sierra, está entregando de manera selectiva las despensas: “Sólo a las personas que votaron por él”.
Por su parte, Tlachinollan presentó un muestreo preliminar de las afectaciones documentadas en 55 comunidades de los municipios de Atlamajalcingo del Monte, Cochoapa el Grande, Copanatoyac, Malinaltepec, Metlatónoc, San Luis Acatlán, Tlacoapa y Tlapa.
El informe refiere que en esta franja se registraron al menos 18 muertos y 45 lesionados.
Además, al menos 3 mil 381 viviendas fueron afectadas por cuarteaduras, inundaciones y deslaves; y resultaron destruidas 5 mil 303 parcelas de maíz, platanar y cafetales.
El ciento por ciento de las comunidades reportó afectaciones en tramos carreteros, en la red de distribución de agua potable y energía eléctrica, se indica en el documento de Tlachinollan integrado con reportes de las autoridades comunitarias.
Hasta el momento no se tiene información de las comunidades ubicadas en las zonas más alejadas de los municipios de Acatepec, Cochoapa el grande y Metlatónoc.
Al respecto, el Consejo de Comunidades Afectadas planteó como prioritarios los siguientes puntos:
El abastecimiento urgente de alimento y medicamento a las comunidades incomunicadas y a los campamentos de desplazados, así como la rehabilitación de los tramos carreteros afectados, viviendas destrozadas y redes de distribución de agua potable.
También demandó interlocución directa con las autoridades federales porque hasta el momento éstas sólo han establecido contacto con el gobierno estatal y municipal, marginando a las autoridades comunitarias en la integración del recuento de daños y el diseño de las acciones requeridas ante la emergencia.
Por ello, alertaron sobre el riesgo de que los apoyos emergentes no lleguen a las comunidades y sean cooptados con intereses políticos.
En respuesta, Rosario Robles rechazó que el gobierno federal haya abandonado a la región de la Montaña porque, aseguró, se han enviado despensas y brigadas médicas a las zonas de desastre.
También justificó la inoperancia oficial al argumentar que sólo cuentan con 20 aeronaves y que no se dan abasto en las labores de rescate de víctimas.
La titular de la Sedesol reiteró que no han tenido acceso a los municipios de Metlatónoc y Cochoapa el Grande, y se retiró del lugar molesta para dirigirse a la unidad deportiva donde la aguardaba personal de un helicóptero de la Fuerza Aérea, que la trasladó al puerto de Acapulco, donde desde hace una semana se encuentra instalado el centro de operaciones del gobierno federal y estatal.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.