viernes, 16 de agosto de 2013

Violencia contra comunicadoras creció 300%



Pedro Matías

OAXACA, OAX. (apro).- En menos de una década, la violencia contra las mujeres periodistas se incrementó 300%, según documentó el Informe Diagnóstico de Violencia contra Mujeres Periodistas, elaborado conjuntamente por la agencia Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC) y la fundación Heinrich Böll Stiftung.
Lucía Lagunes Huerta, directora de CIMAC, detalló que de 2002 a 2011 documentaron 94 casos de violencia contra comunicadoras. De ellos, 96% ocurrieron en los últimos seis años.

De hecho, sólo de 2009 a 2010 se registraron 82 atentados. En 2012 se contaron nueve casos, entre los que se encuentra el crimen de la periodista Regina Martínez, corresponsal de la revista Proceso en Veracruz.
Lagunas Huerta hizo hincapié en que 81% de los agresores fueron servidores públicos en los diferentes niveles de gobierno; 53% de las periodistas violentadas laboraban en prensa escrita, 14 % en medios digitales y 13% en radio.
Los temas periodísticos por lo que fueron agredidas son la denuncia de la corrupción, la cobertura de movimientos sociales, el crimen organizado, la defensa de la libertad de expresión, los derechos humanos, la trata de personas, la explotación sexual infantil y el reporte de feminicidios.
Por su parte, la coordinadora de redes de periodistas de CIMAC, Yunuhen Rangel Medina, informó que Oaxaca es la entidad federativa con mayor número de episodios de violencia en el país. Ahí fueron documentados 20 casos de violencia contra mujeres periodistas y dos feminicidios de locutoras de la Voz que rompe el silencio.
Detalló que en 55% de los casos investigados se refiere a violencia física; en 30%, violencia verbal; 25%, violencia patrimonial con robos o sustracción de objetos para realizar su labor periodística, y 5%, violencia sexual.
De las periodistas agredidas, 45 % trabajan en prensa escrita; 35%, en radio, y 20% en internet.
Respecto de la fuente asignada, 50% investigaba información general; 35%, política; 5%, seguridad, otro tanto cubría temas sociales y contra lo que podría pensarse, sólo 5% reportaba notas policiacas.
Las funciones que desempeñan las comunicadoras atacadas son: 85% son reporteras, 10% locutoras y 5%, directoras de algún medio.
Ante esto, Lagunes Huerta dijo que el Estado tiene una enorme deuda con la mujer.
“La violencia psicológica que están en todos los casos de violencia de mujeres periodistas se da a través de amenazas, hostigamientos generando miedo para poder silenciarnos, el descrédito, la difamación, la calumnia y el cuestionamiento de nuestra labor periodística son parte de lo que refleja la radiografía de violencia contra mujeres periodistas”, añadió.
Además, dijo, “no estamos excluidas de la violencia sexual, comunitaria, institucional y laboral”.
Lo más preocupante, insistió es que “la impunidad es la puerta abierta para la repetición porque cuando un crimen contra periodistas no es investigado, sancionado, está mandando el mensaje de que se puede repetir y con esto tenemos que terminar”.
Recordó que hasta en el 2005 “no formábamos parte de las estadísticas ni de los informes sobre libertad de expresión y violencia contra periodistas, hombres y solamente hombres eran agraviados y desaparecidos cuando en la mitad de las redacciones somos reporteras pero no aparecíamos en la lista de los informes”.
“Estamos claras que la invisibilidad nos deja, nos excluye de la protección y la justicia, el derecho a la vida, a la investigación y la reparación integral. La invisibilidad es violencia y riesgo en sí mismo, entonces era necesario registrar la violencia contra las mujeres periodistas”, puntualizó.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.