viernes, 5 de julio de 2013

Vergara y Fuentes, un cumpleaños de máscaras y glamour



Alberto Osorio Méndez

Nada detiene las excentricidades de Jorge Vergara y Angélica Fuentes, dueños de Omnilife, ni siquiera las demandas acumuladas de exempleados de la empresa que demandan a sus expatrones desde hace años. Los afectados se quejan del matrimonio por sus excentricidades –Angélica celebró recientemente su cumpleaños en Venecia con una millonaria fiesta de tres días–, pero sobre todo el desdén laboral con el que se conducen. Así, arguyen, pueden gastar 40 millones de pesos en un jolgorio carnavalesco, pero cuando se trata de pagar las liquidaciones dicen que la empresa no tiene fondos.

GUADALAJARA (Proceso Jalisco).- Entre góndolas, vestida al estilo siglo XVII, acompañada por el cantante británico sir Elton John y rodeada de empresarios y aristócratas, Angélica Fuentes Téllez, La Reina del Gas, festejó su 50 aniversario en Venecia, Italia. El singular convite costó más de 40 millones de pesos.
La presidenta del grupo Omnilife y esposa de Jorge Vergara, presidente de equipo de futbol Chivas, rememoró el ambiente carnavalesco veneciano de hace cuatro siglos. El festín se prolongó tres días. La pareja Vergara –Fuentes y sus contertulios comenzaron en Punta della Dogano y continuaron en el palacio Grassi, perteneciente a la familia de Françoise Henri Pinault, el esposo de la actriz Salma Hayek.
Nati Abascal, una de las invitadas especiales, reseñó el festín en la edición 336 de la revista ¡Hola!, fechada el miércoles 26 de junio. Ella y Adriana Abascal –quien fue pareja de Emilio Azcárraga Milmo, El Tigre, durante siete años– robaron cámara, casi tanta como la festejada.
La jarocha Adriana Abascal, Señorita México 1988, es considerada por Óscar de la Renta, Valentino y otros diseñadores como una de sus musas. En la página de las “reinas de la elegancia” –http://www.abc.es/informacion/Reinas-Elegancia/bio_nati.asp–, está catalogada como una de las mujeres más elegantes del mundo. Nati Abascal no le va a la zaga, pues en julio de 1971 posó semidesnuda para la revista Playboy.
“Angélica y Jorge hacen todo a lo grande –escribió Nati en ¡Hola!–. Son generosísimos, hospitalarios y siempre dan lo mejor de lo mejor a sus amigos. Todo el mundo los adora porque a su lado todo parece un sueño.”
Jorge y Angélica se casaron en 2008 en segundas nupcias. Viajaron a la India para someterse a uno de los tantos rituales de ese enigmático país para consagrar su unión. En esa travesía los acompañó desde México una comitiva de invitados especiales.
En esta ocasión la fiesta estuvo rodeada de misterio, máscaras y glamour. El traslado de los casi 300 invitados se inició el miércoles 5 y los gastos de hospedaje y alimentación hasta el domingo 9 los sufragó el matrimonio Vergara-Fuentes.
De acuerdo con el programa hubo un día libre, dos más sirvieron para visitar museos, catedrales y otros edificios; el sábado 8, el día de la gran fiesta de antifaces, Elton John ofreció un concierto.
¡Hola! dedicó a la fiesta un tercio de la portada y ocho de sus 114 páginas, previas a la central, dedicada a la princesa Carolina de Mónaco. En su crónica, Nati Abascal sólo menciona los nombres de algunos invitados que departieron con miembros de la aristocracia europea, así como gente de la farándula.
Así, por ejemplo, estuvieron Valentina, la hija de la cumpleañera, Gabriel Saba, Aline Cohen, Sergio Berger, Andrés Carretero, Adela Micha, los diseñadores Dean y Dan Caten, Adriana Abascal y su hija Paulina, además de Emmanuel Schreder, el príncipe Pierre de Aremberg y su esposa Silvia de Castellane, Pablo y Lulú Creel.
“Cuando llegó a mi casa la invitación, no me podía creer la maravilla. Era un libro en cuyas páginas –todas acuarelas fantásticas– (había) recreaciones del siglo XVII veneciano, con sus damas, sus bailes de máscaras y sus góndolas.”
Era imposible rechazar esa invitación, dice Nati, menos todavía cuando el festejo coincidía con la Bienal de Venecia. En su crónica detalla del concierto con Elton John y de la forma en que los mexicanos coreaban sus canciones:
“Cuando llegó la noche (del viernes), ya nos esperaban las rivas en la puerta de nuestros hoteles para llevarnos a la Punta Della Dogano (…) en la terraza del palacio nos recibieron con un coctel (…) En el interior pudimos contemplar una exposición de arte contemporáneo de varios autores (…) asombrados vimos que habían colocado una plataforma flotante sobre el agua donde se sirvió la cena. La decoración era mágica: sofás de terciopelo, sillas doradas, butacas antiguas (…)
“Pero la auténtica sorpresa de la noche fue después, cuando nos hicieron entrar a tomar el postre en un salón donde ya estaban colocadas las sillas, a modo de anfiteatro y al piano nos esperaba Elton John.
“Elton vino encantado a cantar en el cumpleaños de Angélica. Como era de esperar, también él lo pasó de maravilla (…) Angélica llevaba un precioso vestido en pedrería de Roberto Cavalli.”
Según el protocolo, continúa la crónica, las máscaras debían quitarse “después del coctel”. Así lo hicieron todos los invitados. “Esa noche, en lugar de las rivas nos esperaban las góndolas. Todos los señores llevaban su esmoquin y las señoras, sus vestidos largos y sus escotes venecianos.
¡Hola! nunca aclara cuánto cobró por la cobertura de ese evento o si sus servicios fueron prestados de manera gratuita; tampoco menciona cuántos años cumplió Angélica Fuentes ni el costo del jolgorio.
Según informó el diario El Universal en su página electrónica el miércoles 5, tan sólo en el hotel Gritti Palace se reservaron 82 habitaciones para los invitados especiales por cuatro noches, lo que representó una inversión de 15 millones y medio de pesos.
Otros 10 millones se invirtieron en los boletos de avión para los invitados especiales. Cada uno fue recibido con una botella de Champán. A eso deben sumarse los gastos de reservación del salón y la cena.
Sueños y realidades
El despilfarro –calculado en 40 millones de pesos– contrasta con el reclamo de Glynka Briseño Ahumada y María Soledad Muciño Rendón, extrabajadoras de Omnilife. Cansadas de la protección de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje a la pareja Vergara-Fuentes, ambas anuncian su decisión de iniciar una huelga de hambre para exigir su indemnización.
Se quejan de la Quinta Junta, cuyo personal, dice Briseño Ahumada –quien durante 10 años fue encargada del centro de distribución de Omnilife, en Puerto Vallarta–, está de lado de los representantes patronales. Su despido, comenta, fue un capricho de Vergara y Fuentes.
“La última vez que la parte patronal buscó a mi abogado fue para decirle que sólo me darían lo correspondiente a tres meses de sueldo y en contraparte son constantes las amenazas, el hostigamiento y las burlas, y en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de Puerto Vallarta, mi juicio aparece congelado, atorado y detenido de manera deliberada”, dice la extrabajadora.
Y añade: “Yo ganaba 50 mil pesos al mes, trabajé por más de 13 años y estaba al frente de la auditoría nacional e internacional; fui coordinadora de diversos departamentos, yo le ayudé a Jorge desde que empezó. Muchos de los procesos que se mantienen vigentes yo los hice; pocas personas conocen tanto de Omnilife, como yo. Le puedo montar una empresa de multiniveles en unas semanas, pero no tengo el capital que se requiere.
“Yo le cuidé muchos intereses a Jorge, y gracias a mí, el señor detectó muchos fraudes que le iban a pegar”. Señala en concreto a María del Rosario Sánchez, quien de secretaria de la junta pasó a ser su presidenta: “Eso no puede ser. ¿Qué pretende el nuevo gobierno de Jalisco? ¿Cómo premian a ese tipo de personas que obstruyen la justicia en favor de los trabajadores y se encargan de dilatar los procesos?”.
Se queja también del titular de la Secretaría del Trabajo, Eduardo Almaguer, quien habla de justicia laboral para los ciudadanos, pero en los hechos, con colaboradores como Sánchez, se contradice.
Para Muciño Rendón, quien ocupó puestos más importantes fue clave en los negocios y expansión de la empresa de Vergara, todo iba bien hasta que llegó Angélica Fuentes. Le lastima, dice, el millonario festejo en Venecia, sobre todo porque los abogados de Omnilife alegan que la empresa está en números rojos y carece de fondos para el pago de liquidaciones.
“Llevo cinco años y cuatro meses con este juicio que siempre se ve atorado por la extraña actuación de autoridades laborales. En diciembre de 2011 el juicio aparentemente terminó con un laudo en mi contra, pero después de ventilar el asunto en medios, curiosamente solicito un amparo y me lo conceden (928/2008/5-B-A) pero en forma extraña en Conciliación y Arbitraje, lanzan otro laudo en mi contra.
“Ahora voy por otro solicitud de amparo porque la resolución en mi contra está llena de marrullerías que se armaron desde la Quinta Junta que era encabezada por un abogado de negro historial llamado Érick García Villaseñor”, expone la extrabajadora despedida en 2008.
Excentricidades
José Luis Guízar Abarca, presidente del Colegio de Abogados Penalistas de Jalisco, critica al matrimonio Vergara-Fuentes por su frívolo festejo veneciano, que contraste, dice, con su falta de compromiso para responder a las demandas laborales de sus extrabajadoras.
Guízar Abarca levantó una denuncia contra Angélica Fuentes por supuestos actos de simulación de hechos en el arrendamiento de una porción del Club Deportivo San Rafael a la empresa Chivas de Corazón. Según la querella (AP 1722/13), el ciudadano Luis Arturo Jiménez Vargas, quien tenía a su disposición más de 4 mil 700 metros cuadrados en los cuales había dos canchas de futbol rápido, fue sacado por los apoderados legales de Fuentes.
El afectado fue expulsado sin motivo de su fuente laboral, en la que invirtió cerca de 250 mil pesos. Detalla también que cada mes pagaba 50 mil pesos de renta y los salaros de 35 personas.
Según las exempleadas de Onmilife y para Guízar Abarca, Vergara y Fuentes tienen a su disposición un equipo de 40 abogados para atender los litigios y un “ejército” de 80 secretarias. Por eso, dicen, se dan el lujo de viajar por el mundo y organizar fiestas glamorosas.
En 2008, cuando se casaron en la India, invitaron, entre otros, a empresarios como Carlos Álvarez del Castillo, director y dueño del diario El Informador; a Julio García, del sector fotográfico, y a Raúl Padilla López, exrector y hombre fuerte de la Universidad de Guadalajara. Todos fueron acompañados por sus esposas y con los gastos pagados por Jorge Vergara y Angélica Fuentes.
A finales de mayo pasado, el matrimonio Vergara-Fuentes bautizó a su hija María Ignacia y echó la casa por la ventana. Los anfitriones organizaron la pachanga en Oaxaca, por sus “mágicos escenarios” –según informó ¡Hola! en su edición 335 del día 29 de ese mes– donde estuvieron tres días con sus 200 invitados.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.