martes, 3 de septiembre de 2013

Atrincherado en Los Pinos, Peña festina albazo contra la CNTE



Arturo Rodríguez García

MÉXICO, D.F. (apro).- Atrincherado en la residencia oficial de Los Pinos, zona custodiada por más agentes de seguridad que invitados a la ceremonia del Primer Informe de Gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto dirigió un mensaje a la nación para dar cuenta de las acciones emprendidas en los primeros nueve meses de gestión y establecer la postura que seguirá marcando la administración.

“En el México de hoy, la democracia respeta a las minorías pero, en todo momento, las minorías deben respetar a la democracia, las instituciones y las libertades de todos”, dijo en una de las diferentes ocasiones en que celebró la concreción de la reforma educativa.
“Como presidente de la República, respetaré los derechos de todos, pero también estoy decidido a usar todos los instrumentos del Estado democrático para lograr la gran transformación que reclama la gran mayoría de los mexicanos”, expuso al promover las reformas que ha planteado y que esgrime como la única opción para un mejor futuro.
Para la oposición a sus proyectos, tuvo una acotación: “Las resistencias son consecuencia natural cuando se impulsan las grandes transformaciones”.
El mensaje, con duración de una hora, incluyó la reproducción textual de partes enteras de su discurso de toma de posesión, con los ejes y propósitos de su gobierno, y de las líneas discursivas que han servido para justificar y promover sus iniciativas, particularmente, en el tema energético.
Escasas fueron las interrupciones con aplausos que, de manera apenas perceptible, hacían perder la secuencia del prompter al presidente, cuyas palabras y ademán era reforzados con precisión en las dos grandes pantallas que exhibían imágenes ad hoc.
Una insistencia: apenas terminó de saludar a los asistentes, Peña Nieto celebró la aprobación ayer de la Ley de Servicio Profesional Docente, precisamente el proyecto legislativo que lo confinó a la improvisada carpa, en la explanada Francisco I Madero de la residencia oficial, por las protestas de los maestros agrupados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).
Insistiría en festinar el albazo, en tres ocasiones.
Ante unos mil asistentes –reporteros, en su tercera parte–, la ceremonia tuvo un común denominador: el informe fue principalmente sobre las reformas surgidas del Pacto por México, de las que ya fueron aprobadas y de las que todavía no lo son. La obra del Ejecutivo, circunscrita al trabajo legislativo, exaltada por su origen y resultado en el acuerdo entre las cúpulas partidistas, celebrado el segundo día de su gestión.
Los pobres
Atrás quedaron las pompas y los vítores; el recinto legislativo poblado por la complacencia y los majestuosos inmuebles que albergaban multitudes para avalar al jefe de Estado. Hoy, el viejo ritual del día del presidente, cuyo formato se actualiza a voluntad de titular del Ejecutivo en turno, estuvo acotado por las protestas.
Así, quedó confinado a la casa presidencial, preservando sólo el tradicional acompañamiento del gabinete legal y los gobernadores, pero en un escenario modesto –una carpa blanca con potentes reflectores y una mampara de barras rojas horizontales bajo las cuales se ocultaba una deformación de la bandera nacional—, decorado con pendones inclinados por efecto de la improvisación y sin el ambiente festivo de otros años.
En un contexto marcado por el surgimiento de grupos que intentan suplir el vacío de poder estatal (las autodefensas) ante la violencia del crimen organizado, y la presión ejercida por quienes fueron excluidos del reformismo que marcó su primer año de gobierno, señaladamente la CNTE, el mensaje de Peña Nieto fue más allá:
“El Estado no tolerará que nadie quiera hacer justicia por su propia mano”. Inmediatamente después, el mandatario hizo amplios reconocimiento a las Fuerzas Armadas.
Para Peña Nieto, las instituciones enorgullecen cuando cumplen por encima de presiones o intereses de grupo, es decir, la minoría que para él representa la CNTE.
A contrapelo, los maestros que están en las aulas son los que tienen vocación y merecen el más amplio reconocimiento.
Al anunciar un programa especial que incluirá en el presupuesto 2014 para atender al sector educativo de las zonas más empobrecidas, hizo una concesión:
“Es importante reconocer que buena parte de quienes se oponen a la reforma educativa provienen de estados en donde la pobreza, la marginación y el atraso limitan la vida de las comunidades y la calidad de la enseñanza”, dijo.
Pero los pobres no son sólo esa minoría que se opone a su reforma, sino también los que son objeto de su más relevante eje de gobierno, es decir, los que son o serán beneficiarios de la Cruzada contra el Hambre (30 mil localidades, dijo), las mujeres que ahora gozarán de un programa con perspectiva de género; los 4 millones 600 mil ancianos del programa 65 y Más…
En presencia de la familia Slim; de Emilio Azcárraga; de la familia Hank; de Claudio X. González y Valentín Diez Morodo, los prohombres del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, el otro México sonríe en el discurso presidencial:
Peña Nieto los reconoce porque, ante la recuperación de la confianza en el país, los magnates mexicanos han anunciado que invertirán unos 27 mil millones de dólares en los próximos años.
Como Calderón
Poco después de las diez de la mañana, las pantallas colocadas al fondo de la carpa muestran la calle interior de la residencia oficial. Peña Nieto camina con paso firme, seguido de cerca por agentes de su Estado Mayor y el secretario particular, Edwin Lino. La valla de cadentes del Colegio Militar, en uniforme de gala, decoran fusil al hombro el trayecto del mandatario que lleva cruzada en el pecho la banda presidencial.
La ambientación es de por sí castrense más allá de las solemnidades inherentes al cargo. Por las avenidas aledañas a la extensión del bosque de Chapultepec reservada para el presidente en turno, se han desplegado desde un día antes cientos de policías militares; hombres vestidos de civil con el escudo del Estado Mayor reluciendo en la solapa, la mayoría con corbata roja punteada, se comunican reportando todo movimiento.
Por la entrada del bosque que es lugar público, un nutrido contingente de la Policía Federal (PF) espera con escudo y kendo en mano, el arribo de una marcha que nunca llega y que de cualquier modo jamás se podría aproximar a las inmediaciones reservadas para el acto, es decir, la Puerta 4, el acceso de la avenida Molino del Rey, donde la vialidad transcurre con lentitud.
En un país marcado por la violencia, el informe presidencial destaca avances. Como su antecesor Felipe Calderón, para Peña Nieto el resultado se mide en los 65 delincuentes que ya no son una amenaza para el país, de una lista de 122.
La disyuntiva era seguir usando solamente la fuerza contra la criminalidad, o ser más eficaces, con mayor información y análisis, coordinación institucional y prevención social de del delito.
En su estadística, los homicidios bajaron en Tamaulipas (36.2%), Chihuahua (37.2%) y Nuevo León (46.5%).
Con ese preámbulo, el mandatario precisó que en ninguna parte se acepta la autotutela, pero que da la bienvenida a la sociedad civil organizada. Así, como Calderón, la seguridad del país está en manos de las Fuerzas Armadas.
El país del futuro
Presencias y ausencias notables. El pleno del Pacto por México estuvo incompleto pues falló a la cita, el dirigente del PRD, Jesús Zambrano, aunque Silvano Aureoles se deja ver en primer plano.
El dirigente del PAN, Gustavo Madero, ofrece un gesto aparentemente crítico: no aplaude al discurso presidencial. Pero más tarde, al fin del acto, se enlazará en un efusivo abrazo con el mandatario.
Ahí está Diego Fernández de Cevallos. También los actores del salinismo y el viejo régimen priista, el anterior a los gobiernos del PAN, que hoy están de regreso: Alfredo del Mazo, Carlos Hank Rhon y otros sobrevivientes transexenales, símbolos del priismo de todos los tiempos: Joaquín Gamboa Pascoe, Carlos Romero Deschamps…
Factores de la producción, actores políticos y sociales coinciden en la carpa donde Peña Nieto expone el estado de la nación.
El bache económico es conocido. La expectativa de crecimiento en México descendió y, aun cuando uno de los ejes de gobierno es “responsabilidad global” y su objetivo principal reposicionar al país en el extranjero, la inversión extranjera directa disminuye vertiginosamente.
El presidente abunda en sus logros internacionales: reuniones con otros jefes de Estado y de gobierno; un viaje en puerta a Turquía; tratados comerciales con Centroamérica…
Una expresión atenúa la debacle económica: “El gobierno reconoce la necesidad de preservar la estabilidad macroeconómica alcanzada desde hace 15 años”.
El informe es de promesas, de plazos largos, de objetivos por concretarse pero que están en vías de hacerlo gracias a las reformas financiera, de competencia económica, de telecomunicaciones, la energética y la hacendaria.
Son sólo promesas, pues la energética no se ha aprobado, la hacendaria aun no se presenta y el resto no se han concretado en legislaciones secundarias.
Es decir, únicamente se puede informar que se avanza en las reformas con unas acciones concretas: se resolvió el desabasto de gas natural para la industria con una inversión de 150 mil millones de pesos; respaldó a 43 mil pequeñas y medianas empresas y, por lo demás aumenta el crédito bancario y habrá inversiones privadas que generarán empleo.
Para eficientar el gasto público, Peña Nieto recordó que lanzó un programa de eficiencia y transparencia. Aunque no abunda en ello, un hecho abonó poco a ese compromiso: tradicionalmente, el documento completo del informe era enviado a medios de comunicación las primeras horas del 1 de septiembre o entregado después de la solemnidad en el Congreso. Hoy, hasta la tarde del lunes 2, el documento fue colocado en el portal electrónico de la Presidencia.
La danza de las cifras es modesta. Pero las buenas intenciones siguen en el tenor de que serán las reformas las que consigan elevar productividad, competitividad y crecimiento económico, hasta reflejarlo en la economía familiar:
“Convoco a todos a que seamos parte del México que no le tiene miedo a la transformación, del México decidido a trascender y dejar huella. Mover a México, transformarlo de raíz, exigirá lo mejor de nosotros, pero vale la pena el esfuerzo. En los siguientes meses se estará decidiendo qué historia vamos a escribir en las siguientes décadas. Es así de sencillo y así de trascendente”.
Antes del mediodía, la residencia oficial se despeja.
Gobernadores y funcionarios salen. No hay convite posterior. En el desfile de vehículos blindados y escoltas, la residencia oficial se vacía y el operativo de seguridad se extingue.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.