martes, 3 de septiembre de 2013

Comienza la cuenta regresiva para desaparición de Províctima



Marcela Turati

MÉXICO, D.F. (apro).- Desde el 15 de agosto pasado la Procuraduría Social de Atención a Víctimas (Províctima), creada a fines del sexenio pasado, se encuentra sin titular, a raíz de que la exprocuradora Sara Irene Herrerías fue removida de su cargo.
Con esa remoción comienza la cuenta regresiva para la extinción de la Procuraduría Social y la creación del Sistema Nacional de Atención a Víctimas que tomará sus funciones.

En los primeros seis meses del gobierno de Enrique Peña Nieto, Províctima recibió 565 denuncias por desaparición o la no localización de personas, y abrió el mismo número de expedientes de los cuales sólo se localizaron 78, según consigna el Primer Informe de Gobierno recién presentado.
Esto significa que en este sexenio continúan las desapariciones y esa instancia habría recibido un promedio de 94 casos por mes o tres por día. No se especifica la fecha de la desaparición ni las entidades donde ocurrieron los casos.
Como encargado provisional del despacho de Províctima se encuentra Hugo Sergio Arévalo Martín del Campo, quien fungía como secretario ejecutivo y fue incrustado en ese cargo desde la Presidencia de la República, donde laboraba durante el sexenio de Calderón.
Províctima no logró llegar a su segundo aniversario, que se cumpliría el día 6 de septiembre.
La apertura de una nueva casa de Províctima en Nuevo León, el 6 de agosto pasado, fue el último acto que encabezó Herrerías, y del que dio cuenta la sala de prensa institución, polémica desde su nacimiento. En este momento, el portal electrónico de la dependencia no ha sido actualizado.
La Procuraduría Social fue creada en septiembre de 2011 por Felipe Calderón como respuesta a la demanda de las víctimas de la violencia generada durante su sexenio, que hicieron sentir su poder durante las marchas nacionales convocadas por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.
Nació de un decreto presidencial no cabildeado con expertos, sin presupuesto, hecho a las prisas, carente de diseño, con un consejo consultivo integrado por activistas afines al calderonismo y con misión y alcances poco claros.
Por la falta de personal y de presupuesto nunca alcanzó a instalar centros de atención a víctimas en estados claves, por su grado de violencia, como en Tamaulipas.
Con el desmantelamiento de Províctima se prepara la transición para el surgimiento del nuevo Sistema Nacional de Atención a Víctimas, derivado de la Ley General de Víctimas, y cuyos comisionados serán elegidos este mes de septiembre.
Los recursos de la Procuraduría a punto de extinguirse pasarán al nuevo sistema.
Hace unas semanas trascendió que Herrerías volvería a la Procuraduría General de la República (PGR) y se especulaba que sería movida a la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (Scrapa). Antes de ser la única titular que ha tenido Províctima, encabezó la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra).
Proceso solicitó a la dependencia una entrevista pero hasta el momento no ha obtenido respuesta.
En el Primer Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto presentado el pasado 2 de septiembre, se indica que la existencia de Províctima es temporal “en tanto se implementa el Sistema Nacional de Atención a Víctimas”.
Informa también que del 1 de diciembre al 31 de julio de 2013, Províctima mantenía los mismos 16 centros de atención a víctimas (CAVs) con los que nació, heredados de la PGR, ubicados en 15 entidades federativas, y no alcanzó a extenderse a toda la República.
En ese lapso atendió a 11 mil 306 víctimas y ofendidos de delitos, aunque no especifica de qué tipo.
Entre sus “avances” menciona que en tres ocasiones el Programa Nacional Alerta Ámber México, que en su centro telefónico recibió 6 mil 710 llamadas de asesoría y que colaboró en la atención de dos recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y una de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (específicamente en el caso de la desaparición de Rosendo Radilla Pacheco).
En lo que se implementa el Sistema (Nacional de Atención a Víctimas), entre el 1 de diciembre de 2012 y el 31 de julio de 2013, Províctima dio seguimiento a 353 expedientes de asuntos procesales, con los que se brindó atención a víctimas directas e indirectas de delitos, realizó cinco mil 704 acciones jurídicas en procesos penales tanto federales como estales y atendió puntualmente los requerimientos del Poder Judicial Federal en materia de defensa de los derechos e intereses de las víctimas”, se lee en el informe.
Menciona que, apoyada con organizaciones sociales y familias de víctimas, colaboró en la localización de 84 personas consideradas desaparecidas: 68 con vida y, lamentablemente, 16 muertas. También brindó asistencia a las víctimas y a sus familiares.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.