martes, 27 de agosto de 2013

Alcalde guerrerense sufre quinto atentado en año y medio



Ezequiel Flores Contreras

CHILPANCINGO, Gro. (apro)-. El alcalde perredista de Cuetzala del Progreso, Feliciano Álvarez Mecino, y su tesorero, Roque González, resultaron con golpes tras un atentado perpetrado esta mañana sobre la carretera interestatal que conecta los municipios de Iguala y Cocula, a la altura del poblado de Metlapa.
Ambos se trasladaban a esta capital para “solicitar por escrito” seguridad al gobierno estatal, informó vía telefónica a Apro el edil perredista, quien por enésima ocasión reprochó la falta de atención del gobernador Ángel Aguirre Rivero para los municipios de la región norte de la entidad, donde las autoridades municipales están rebasadas por la delincuencia que opera impunemente.

El atentado se registró cerca de las 8:00 horas de este lunes en las inmediaciones del poblado de Metlapa, municipio de Iguala de la Independencia, cuando el presidente municipal y su tesorero viajaban a bordo de un auto particular Nissan modelo Sentra.
Un grupo de sujetos armados que se desplazaba en un vehículo compacto interceptó a los funcionarios municipales y desde la unidad en movimiento les dispararon, narró Álvarez Mecino.
El edil, quien conducía el auto, maniobró para evadir las ráfagas pero se impactó en la ladera de un cerro, descendió de la unidad y huyó corriendo por el monte.
Mientras, su tesorero quedó inconsciente al interior del vehículo por un golpe que recibió en la cabeza tras el choque, indicó.
El alcalde dijo desconocer el rumbo que tomaron los sujetos armados y señaló que después de un tiempo regresó a la carretera, donde solicitó ayuda a los automovilistas que circulaban por la zona y de esa forma fue trasladado al hospital general de Iguala, donde fue atendido por heridas que presenta en la cabeza que no ponen en riesgo su integridad.
El tesorero también arribó al mismo nosocomio. Su estado de salud es más delicado por la lesión que presenta en la cabeza y otro golpe en el tórax.
Al respecto, Álvarez Mecino dijo que es el quinto atentado que sufre durante el año y medio que lleva como alcalde de Cuetzala y advirtió, nuevamente, que en caso de que las autoridades gubernamentales no atiendan su llamado para reforzar la seguridad en la zona, la próxima semana dimitirá al cargo, así como los 80 trabajadores municipales que están dispuestos a cerrar las puertas del ayuntamiento en señal de protesta ante el abandono de las autoridades federales y estatales.
Reprochó el hecho de que hace dos semanas y sin explicación alguna se retiró el grupo la Policía Preventiva Estatal (PPE), que meses atrás asumió el control de la seguridad en el municipio de Cuetzala del Progreso, luego de que el 26 de abril un comando irrumpió en la cabecera municipal y se llevó a 10 de los 12 policías municipales, de los cuales dos fueron hallados muertos en la ciudad de Iguala; el resto sigue desparecido.
El propio alcalde, Feliciano Álvarez Mesino, reveló a Apro que a principios de abril fue retenido, golpeado y amenazado por el narco, por lo que tuvo que “retirarse algunos días” de su municipio y cuando era candidato fue secuestrado en plena campaña electoral.
Incluso, el lunes 12, el alcalde perredista informó que durante la madrugada del viernes 9, alrededor de 70 personas huyeron despavoridas tras la irrupción de sujetos armados en el poblado de Tianquizolco, municipio de Cuetzala del Progreso, donde atacaron una decena de viviendas y se llevaron por la fuerza a cinco habitantes, la mayoría de ellos trabajadores del ayuntamiento.
Las víctimas cuyo paradero aún se desconoce son Flavio Rivera Torres, director de Deporte del ayuntamiento de Cuetzala del Progreso; Víctor Bailón Barrera, profesor de Danza folklórica adscrito a la Dirección de Deporte municipal; el plomero Alfonso Guzmán Guzmán, quien también trabaja en el ayuntamiento, y su hijo Jorge Alfonso Guzmán Bilón, así como el campesino Álvaro Rivera Villanueva.
En esa ocasión, el alcalde dijo que el hecho fue reportado de inmediato al 27 Batallón de Infantería con sede en la ciudad de Iguala, que se encuentra a una hora de Tianquizolco, pero sólo 10 horas después del ataque elementos de la Marina arribaron al lugar y se limitaron a patrullar el poblado y documentar la barbarie.
Este hecho provocó un éxodo masivo en al menos seis comunidades de su municipio, donde más de 30 familias han abandonado sus hogares por temor a ser víctimas de la delincuencia.
Además de Tianquizolco, el desplazamiento de personas se ha registrado en los poblados de Huaxilotla, Ahuaxotitla, Chilacachapa, Apetlanca y la propia cabecera municipal, indicó el alcalde perredista que ya no sabe qué hacer para que las autoridades estatales y federales atiendan su solicitud de ayuda para revertir los efectos de la violencia.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.