miércoles, 7 de agosto de 2013

Caen presuntos responsables de plagio y asesinato de dos mujeres en Chiapas



Isaín Mandujano

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (proceso.com.mx).- La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) capturó a dos presuntos responsables del secuestro y muerte de dos mujeres encontradas el pasado 20 de julio a las afueras de Ocozocoautla, a unos 40 kilómetros al poniente de esta capital, uno de ellos familiar de las víctimas.
María de los Remedios Jiménez Gordillo y María Virginia Morales Jiménez fueron encontradas sin vida la mañana del sábado 20 de julio en las Cascadas del Aguacero, en el municipio de Ocozocoautla; tres días atrás, el miércoles 17 de julio fueron secuestradas y luego de pedir un millón de pesos por su rescate, los victimarios decidieron ejecutarlas al enterarse que la familia había dado parte a la policía.

La PGJE informó hoy que tras varias investigaciones, fueron detenidos Víctor Hugo Aguilar Oliver, de 35 años, cuñado y yerno de las víctimas, y Luis Ordóñez Hilerio, de 48 años, originario de El Salvador. Este último se desempeñaba como chofer de la empresa Avícolas San Jacinto, propiedad del padre de la joven secuestrada y asesinada, María Virginia Morales Jiménez.
El padre de Morales Jiménez, de quien la PGJE omitió su nombre, estaba divorciado de María de los Remedios Jiménez Gordillo.
La noche el miércoles 17 de julio, María Virginia recibió una llamada de una persona que le indicó que su padre había sufrido un accidente en la granja avícola propiedad de éste. En ese momento, la mujer salió de su domicilio ubicado en el fraccionamiento Laureles de Tuxtla Gutiérrez, junto a su madre María de los Remedios Jiménez Gordillo, a bordo de un vehículo tipo Town Country 2005, color plata, con placas del estado de Chiapas.
Sin embargo, esa noche no llegaron a la granja avícola y ambas desaparecieron. El jueves 18 de julio, los familiares recibieron una llamada a su celular por parte de un desconocido, quien exigía un millón de pesos a cambio de la liberación de madre e hija.
Sin embargo, los parientes dieron aviso del secuestro a la Fiscalía Especializada contra el Delito de Secuestro, lo que alertó y preocupó a los secuestradores que decidieron deshacerse de las víctimas.
Luego de la búsqueda de ambas personas, la mañana del sábado 20 de julio fueron hallados sus cuerpos en el municipio de Ocozocoautla. Cada uno de ellos presentaba una herida provocada por arma blanca a la altura del cuello.
Ante estos hechos, la Procuraduría estatal puso en marcha el Protocolo de Actuación de Investigación de Feminicidio, por lo que se practicaron diversas pruebas periciales en criminalística forense, genética forense, fotografía, búsqueda de huellas, estudio proctológico y exudado ginecológico, así como rastreo hemático y barrido de uñas.
Derivado de los trabajos de inteligencia encabezados por la Fiscalía Especial en Investigación de los Delitos de Homicidio y Feminicidio, se conoció la identidad y ubicación de los probables responsables.
De esta forma, en las últimas horas efectivos de la PGJE detuvieron a Víctor Hugo Aguilar Oliver y Luis Ordóñez Hilerio, quienes fueron puestos a disposición del fiscal del Ministerio Público.
Al rendir su declaración ministerial, Ordóñez Hilerio reconoció que su verdadero nombre es Joel Guerra Álvarez, quien cuenta con antecedentes penales en su país de origen, El Salvador, por los delitos de violencia intrafamiliar y drogas.
El presunto homicida señaló que por órdenes de Víctor Hugo Aguilar Oliver, quien se encuentra casado con la hermana de la víctima, la noche del 17 de julio llamó a la joven María Virginia Morales Jiménez para decirle que había tenido un accidente con uno de los vehículos de la empresa.
Después de recibir la llamada, María salió de su domicilio acompañada de su madre, María de los Remedios Jiménez Gordillo, con dirección a la granja avícola.
En el trayecto fueron interceptadas por los delincuentes, quienes rompieron el cristal de la camioneta donde viajaban con un marro de fabricación salvadoreña, propiedad de Joel Guerra Álvarez.
Por su parte, Víctor Hugo Aguilar Oliver subió por la fuerza a las víctimas a otro vehículo en el cual las trasladó a un hotel en el municipio de Ocozocoautla, donde permanecieron en cautiverio.
El propio Guerra Álvarez se comunicó con el padre de la víctima a quien le exigió un millón de pesos por la liberación.
Sin embargo, según su propia declaración, Víctor habría sido reconocido por lo que decidió privarlas de la vida.
Como parte de los trabajos de investigación, personal de la Fiscalía Especial encontró restos del cristal de una de las ventanillas del vehículo donde viajaban las víctimas en el interior del camión que se encuentra bajo resguardo de Guerra Álvarez, propiedad de la granja.
Por su parte, al rendir su declaración ministerial, Víctor Hugo Aguilar Oliver reconoció haber planeado y ordenado el secuestro y muerte de su suegra, María de los Remedios Jiménez Gordillo, y su cuñada María Virginia Morales Jiménez.
También se escuchó en declaración ministerial a 18 personas, entre familiares, conocidos y empleados de la granja avícola.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.