martes, 11 de junio de 2013

Liberación de paramilitares desata ataques en Chenalhó: Centro Frayba

Hermann Bellinghausen

En el municipio tzotzil de Chenalhó, Chiapas, el regreso de los paramilitares responsables de la masacre de Acteal y liberados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación parece estar detrás de los recientes ataques contra la comunidad católica, en particular en la colonia Puebla, asiento original del grupo agresor.
La liberación de los paramilitares ha enviado una señal a esos grupos (nunca desmantelados) o a algunos de los que han sido sus miembros, de que pueden actuar impunemente agrediendo a quienes no se pliegan a su voluntad. Tal podría ser el caso de la colonia Puebla, de donde es originario uno de los paramilitares recientemente liberados y originalmente señalado como el líder del grupo que ejecutó la matanza de Acteal, sostuvo hoy el Frayba.
En días pasados, el párroco Manuel Pérez Gómez y el consejo parroquial dieron a conocer una detallada denuncia de los hechos recientes que han alarmado a la población. Hoy ratificaron dichos señalamientos en San Cristóbal de las Casas.
Los católicos de San Pedro Chenalhó, a través de sus autoridades y
representantes denunciaron el despojo del terreno donde se encuentran su ermita y material de construcción, llevado a cabo por las autoridades de la colonia, ante el silencio o la complicidad de las autoridades municipales, agrarias y de derechos humanos. Después de acudir repetidamente éstas para denunciar, primero las amenazas, y después el cumplimiento de las mismas, los actos de despojo continúan avanzando.
Los denunciantes sostienen que, “al amparo de la inacción de las autoridades, en la última ‘asamblea’ ejidal, el comisariado Agustín Cruz Gómez, principal instigador de la agresión, dijo que ya tenían el acuerdo de las autoridades municipales, estatales y agrarias e incluso afirmó que el gobierno del estado, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y el Instituto Nacional de Antropología e Historia ‘ya nos dijeron que ese terreno es nuestro y podemos empezar a trabajar’”.
La invasión, realizada por 140 personas con machetes y motosierras se inició el 29 de abril y se agravó a lo largo de mayo. En junio, el grupo invasor ha realizado diversas agresiones contra la minoría católica en Puebla.
El despojo del que somos víctimas es arbitrario y las justificaciones que esgrimen son pretextos, aseveran el párroco pedrano y el consejo parroquial. Sostienen que los afectados mantienen una actitud pacífica y han acudido a las autoridades que deberían hacer algo para defender su derecho: el presidente municipal, al juez municipal, la Fiscalía de Justicia Indígena, la Procuraduría Agraria (que ha estado evadiendo fijar una fecha para tratar el problema con las partes), las comisiones nacional y estatal de Derechos Humanos, con el único resultado hasta ahora de que los agresores siguen tranquilamente perpetrando su agresión.
Añaden los inconformes: Parece que se están repitiendo los trágicos acontecimientos de 1997 que culminaron con la matanza de Acteal. Uno de los focos donde comenzaron fue precisamente la colonia Puebla. Agustín Cruz Gómez, comisariado y pastor presbiteriano, es el mismo que, en 1997, ya siendo pastor, encabezó la agresión contra los miembros de las Abejas, varios de ellos golpeados y casi todos desplazados. Agustín Cruz es uno de los tristemente célebres pastores que bendijeron las armas de los paramilitares.
La agresión coincide con la excarcelación de los acusados y sentenciados por la masacre de Acteal. “Si algo se ha demostrado en Chiapas es que la impunidad genera más violencia. Los hechos de Puebla se suscitaron a los pocos días de la excarcelación de Jacinto Arias Cruz, originario de esa comunidad y ex-presidente municipal, señalado en su momento por la PGR como el principal promotor del grupo armado que ejecutó la masacre. En la asamblea del 29 de abril, el comisariado Cruz Gómez anunció que aunque Jacinto no estaba físicamente presente ‘él está con nosotros, qué bueno que ya salió y pido un aplauso para él’”.
En tanto, dijeron hoy los afectados en otras partes de Chenalhó los paramilitares liberados están molestando y han amenazado a personas que fueron testigos y dieron su declaración en contra de ellos.

Fuente La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.