viernes, 7 de junio de 2013

El panista Ulises Ramírez y sus millonarios negocios



Álvaro Delgado

MÉXICO, D.F. (apro).- Acusado de comerciar con candidaturas y de acumular una fortuna malhabida, pero solapado por el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero, el diputado Ulises Ramírez Núñez ostenta poder económico hasta para comprar un centro comercial, mientras que su esposa, magistrada del Estado de México, se desempeña como empresaria en el sector energético.
Señalado de someter al PAN estatal al gobierno del Estado de México desde que Enrique Peña Nieto era gobernador, quien propuso como magistrada a su esposa Luz María Angélica Alatorre Carbajal, Ramírez Núñez también se ufana de la relación con el mandatario Eruviel Ávila.

En una conversación por escrito con su amiga Nancy Aguilera, a través del chat de su teléfono BlackBerry, Ramírez Núñez se muestra interesado en hacer negocio con una plaza comercial en la Ciudad de México.
En la charla, que se llevó a cabo el 16 de febrero del año pasado, Aguilera le pide al entonces senador y actual coordinador de los diputados del PAN en el Estado de México el número del radio de “Eruviel”, supuestamente el gobernador de esa entidad, porque quedó de verlo esta semana.
–“Friend, recuerda que quedé de ver a Eruviel esta semana. Pásame su radio, plis. Qué onda con los chinos, ya te preparé unos negocios”, le dice la mujer, y éste responde enseguida que éstos “ya se fueron”.
–Mmmm. Traigo el centro comercial Lindavista. Necesito socio o que lo compren. Vamos a comer con Eruviel. Márcale.
–Ya muy viejo, ¿no? Es el que está sobre Politécnico.
–No, apenas lo están haciendo nuevo. Va a ser el mejor de México. Ya tengo el proyecto y clientes que firmaron.
–¿Quién lo vende? Sí me interesa.
–Ya está, te llevo el proyecto. Es de José Luis, amigo mío. El es el dueño. Dueño de Plaza Escenaria.
Ramírez Núñez asiente. Quedaron de verse para que éste conociera el proyecto del centro comercial que, en efecto, se construía en esas fechas.
Pese a sus relaciones con jerarcas del PRI, Ramírez Núñez está bajo el escrutinio del Congreso por la presunta venta de candidaturas y su riqueza, según el punto de acuerdo que se procesa en la Comisión Permanente impulsado por Emilio Gamboa Patrón, coordinador de los senadores priistas.
Y es que panistas antagónicos a él en el Estado de México han difundido información sobre la fortuna que ha acumulado en los años recientes, entre ellos valiosos terrenos, casas, obras de arte y hasta una avioneta, cuyo valor no podría adquirir con sus ingresos como senador, diputado y coordinador de asesores de Juan Camino Mouriño cuando éste fue secretario de Gobernación.
Los antagonistas de Ramírez Núñez en el PAN, que controla a través del impugnado presidente estatal, Oscar Sánchez Juárez –un confeso admirador de Adolfo Hitler–, atribuyen esa riqueza a su relación con personajes dedicados a la delincuencia, razón por la cual supuestamente Felipe Calderón lo alejó de su entorno.
Rubén Mendoza Ayala, quien fue su mentor y lo conoció desde que era un joven sin patrimonio, dijo al semanario Proceso, en febrero, que Ramírez Núñez era socio de Francisco Héctor García Cárdenas, a quien la Procuraduría General de la República (PGR) detuvo en 2011, acusado de ser el líder financiero de la organización delictiva “Los Carcachos” y de realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita.
Como alcalde de Tlalnepantla, Ramírez otorgó la licencia para instalar en ese municipio el “Excess”, un burdel en el que era socio de García Cárdenas, aseguró Mendoza Ayala, su antecesor en el cargo.
“Sé que eran socios en el Excess y se dice en corrillos, no lo puedo afirmar, que junto con Juan Camilo comenzaron a lucrar con los ductos de Pemex, sacando pipas que iban para las gasolineras de éste”, puntualizó el excandidato del PAN a la gubernatura ante Peña Nieto.
Mentor político de Ramírez durante 20 años –desde que ambos militaban en el PRI y luego en el PAN–, asegura que éste tiene también estrechas relaciones con Juan José Rojas Cardona, El zar de los casinos, a través de José Serrano Montoya y Anuar Muñoz Pisano, ambos panistas.
En otra relación controvertida, Ulises Ramírez vendió en 3 millones de dólares un terreno en Ciudad Satélite, Naucalpan, a Marco Antonio Barroso Arévalo, detenido y preso en 2004 por un fraude a través de la empresa Provivienda Mexicana.
Pero la fortuna del diputado local se atribuye también a su relación con el gobierno priista del Estado de México, gracias al cual su esposa, Luz María Angélica Alatorre Carbajal, fue nombrada magistrada del Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA), luego de que el propio Peña Nieto le llamó para hacerle la oferta, en enero de 2009, como ella misma lo confesó.
Pero Alatorre Carbajal no es sólo magistrada. Un año antes de serlo, en junio de 2008, se convirtió en accionista de la empresa Proveedora de Fluidos Mexicanos, S.A. de C.V., dedicada a la comercialización y distribución de todo tipo de combustibles derivados del petróleo, y que supuestamente recibió contratos de Petróleos Mexicanos (Pemex).
Alatorre Carbajal adquirió 20 acciones que le vendió el empresario José Antonio Isidro Rodríguez y se convirtió en socia de Guillermo Humberto Flores Ornelas. Además, aumentó el capital social de la empresa en 9 millones de pesos, dos millones de los cuales eran de ella.
Tres años después, en 2001, cuando Alatorre Carbajal era ya magistrada, vendió sus 2 mil acciones a Cristina Maribel Rojas Flores.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.