viernes, 7 de junio de 2013

Por amenazas del narco, PAN decide no participar electoralmente en dos municipios de Chihuahua

MÉXICO, D.F. (apro).- Frente a las amenazas de muerte que han recibido por parte del crimen organizado, el PAN decidió no participar en las elecciones del próximo 7 de julio en dos municipios de Chihuahua: Maguarichi y Gómez Farías.
Así lo confirmó el presidente del Comité Directivo Estatal de ese partido, Mario Vázquez Robles, quien manifestó que las amenazas han sido muy claras y contundentes.
“No te metas aquí porque está tu vida de por medio, aquí no hay otra opción más que la del PRI”, son las advertencias que grupos hicieron a los candidatos de Maguarichi, en la sierra Tarahumara, y Gómez Farías, en la zona rural, explicó.
El dirigente panista señaló que en otros 40 municipios los candidatos compiten en condiciones de seguridad muy adversas y también bajo amenazas, que si bien no son tan graves, no dejan de ser preocupantes.
Vázquez Robles señaló que decidieron no competir en los dos municipios mencionados porque en otras ocasiones los narcotraficantes han cumplido sus amenazas.
Por ejemplo, dijo, el año pasado desapareció el comisariado ejidal de Gómez Farías, Raúl Rascón Soto, quien se perfilaba como fuerte candidato de Acción Nacional para la presidencia municipal este año. En Maguarichi, añadió, el candidato fue golpeado.

Ante tales circunstancias, Vázquez Robles, quien ayer dio el banderazo de arranque a las campañas de los municipios rurales y serranos, llamó al juego limpio de los partidos, a la equidad e imparcialidad del gobierno estatal y ayuntamientos, así como a la equidad de los medios de comunicación y a la participación ciudadana.
En estas elecciones, acusó el panista, hay un clima de incertidumbre sobre la participación directa de funcionarios del PRI-gobierno.
Por ello, dijo, en la Sierra Tarahumara, donde hay grandes reclamos de la gente, los candidatos “fueron seleccionados por los mismos ciudadanos y pertenecen a sus mismas comunidades”, como es el caso de Marcelina Bustillos, candidata a diputada por el Distrito 21, mujer rarámuri y gobernadora indígena “que ahora podrá romper con décadas de cacicazgos e injusticias”.
De acuerdo con estadísticas de la Fiscalía General del estado, este año los delitos relacionados con el narco se han incrementado en la región serrana y rural de Chihuahua, lo que ha llevado a que el municipio de Guadalupe y Calvo –donde el PRI tienen como candidato a un sujeto apodado El Chacal– sea considerado como uno de los más violentos a nivel mundial, por el número de homicidios en relación con la tasa poblacional.
Como ocurre actualmente, desde tiempo atrás el crimen organizado ha ejercido la violencia contra los políticos de diversos municipios de Chihuahua.
En febrero pasado ejecutó al exalcalde David Carrasco Carnero, virtual candidato a presidente municipal de Julimes, cuyo cuerpo fue localizado debajo de un puente en una carretera, después de que su familia denunció su desaparición.
En mayo de 2011, la exalcaldesa de Balleza, Silvia Moreno Leal, también fue asesinada. Años antes, en 1998, su esposo Raúl Fernández perdió la vida a manos del crimen organizado cuando era candidato del PRI a la presidencia municipal de la misma localidad. En el 2010, el hijo de ambos, Edwin Fernández Moreno, también fue ultimado.
Meses después, en diciembre del mismo año, un hijo y la nieta del alcalde suplente de Gran Morelos, Tomás Arturo Antillón, fueron ejecutados a tiros en el municipio de Cuauhtémoc, localizado al noroeste del estado de Chihuahua, en un centro comercial ubicado en el entronque del poblado de La Junta a Álvaro Obregón.
En 2012, el alcalde electo del mismo municipio, Ricardo Solís Manríquez, fue atacado a tiros, pero sobrevivió al atentado y actualmente está por concluir su periodo.
El 14 de julio de 2009, el alcalde de Namiquipa, el panista Héctor Ariel Meixueiro Muñoz, fue ejecutado por un comando que lo interceptó cuando viajaba en su vehículo rumbo a la presidencia municipal.
El 17 de febrero de 2010, el alcalde priista del municipio de Guadalupe y Calvo, Ramón Mendívil Sotelo, fue igualmente acribillado por un grupo amado cuando salía de la ciudad de Chihuahua rumbo a su comunidad, enclavada en la Sierra Tarahumara, en la zona conocida como “el triángulo dorado”.
El 19 de junio de 2010, Jesús Manuel Lara Rodríguez, presidente municipal priista de Guadalupe Distrito Bravos, fue acribillado.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.