miércoles, 24 de julio de 2013

Fracasamos, no pudimos evitar el triunfo del neoliberalismo: Muñoz Ledo



Jenaro Villamil

Este martes 23, Porfirio Muñoz Ledo cumplió 80 años. En entrevista con Proceso platica de sus inicios en la política y cómo llegó a ocupar puestos de primer nivel en el gobierno. Cede a la nostalgia y evoca el pasado cuando un núcleo de políticos, él incluido, creyó que era viable la democratización del sistema y cuya vocación de ruptura con las viejas estructuras partidistas generó un fracaso y una paradoja, pues al final se propició justamente lo que se pretendía evitar: el triunfo del neoliberalismo que ha devastado al país.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- “Nuestra generación en alguna medida fracasó en sus propósitos fundamentales. Dejamos la historia a medias. El momento de la formación de la Corriente Democrática y del Frente Democrático Nacional fue una prueba de que se pueden organizar movimientos desde la sociedad. La campaña del 88 es única en la historia del país”, sentencia Porfirio Muñoz Ledo.
Añade: “Desgraciadamente logramos lo contrario de lo que proponíamos: El fondo de nuestra lucha era evitar la instauración del sistema neoliberal y fue precisamente lo que ocurrió”, argumenta a casi 25 años de la gran ruptura en el PRI que él protagonizó junto con Cuauhtémoc Cárdenas, Ifigenia Martínez, Rodolfo González Guevara y otro núcleo de dirigentes.
Profesor de teoría del Estado y sistema político, impulsor en 1952 de la revista Medio Siglo de la Facultad de Derecho de la UNAM –que aglutinó a una generación de escritores, políticos y artistas que van de Carlos Fuentes a Carlos Monsiváis, ambos fallecidos–, diplomático, diputado federal, senador, dirigente de dos partidos antagónicos (PRI y PRD), exsecretario de Trabajo y de Educación Pública, quien pudo ser presidente de la República en 1976 y también secretario general de las Naciones Unidas en 1981, hace un balance de su trayectoria, “sin amarguras pero realista”, y advierte que la transición a la democracia en México “se descarriló”.
–¿No es muy duro decir que su generación fracasó?
–Tuvo éxitos individuales, personales, en obras completas, literarias, en acciones políticas. Logró que el sistema político cambiara, pero eso no quiere decir que cambió para mejor.
–¿Ni siquiera mejoró en el terreno democratizador?
–Se quedó a medias todo. Se quedó a medias la democratización del país, se quedó en el tintero la reforma del Estado y nadie puede decir que la situación del país sea mejor hoy que entonces –advierte, remontándose a sus inicios en la política, en la última parte del sexenio de Adolfo López Mateos, “la época en que el país tuvo una gran confianza en sí mismo”, enfatiza.
–¿Cree que la democratización puede surgir al margen de los partidos?
–Lo que viene no es la partidocracia. Yo temería mucho, por las condiciones de inseguridad y de violencia que hay en el país, que hubiera movilizaciones de otra naturaleza. México debe preservar la paz civil en la medida en que pueda todavía. Es difícil ver el futuro con optimismo, pero hay que confiar en algo.
Entrevistado en su casa de Bosques de las Lomas en Chapultepec, sin los ajetreos de una trayectoria incansable, en vísperas de cumplir 80 años el próximo 23 de julio, Muñoz Ledo no ha perdido la agudeza, la memoria casi fotográfica que lo caracteriza, aunque él ya no se ve como un protagonista que busque una candidatura o algún cargo en el servicio público.
–¿Cómo se ve usted en el futuro inmediato?
–Me veo bien. El peso de los años cuenta. Reflexiono mucho sobre lo que ha pasado. Tengo que pensar a qué voy a dedicar los años que vienen: cuidar mi salud, concebir nuevas tareas. Dicen por ahí que mi última función es la reforma del Distrito Federal, pero obviamente tengo pensado seguir trabajando en lo que creo.
–¿Formaría algún grupo de reflexión o movilización ciudadana?
–Tendría que pensar en alguna especie de fundación. Pero la tarea que tengo pendiente (la reforma política del Distrito Federal) es abrumadora.
–¿Cuál es su posición frente a quienes consideran la transición a la democracia en México como algo culminado?
–La transición mexicana se descarriló porque hubo una traición a los principios democráticos que la inspiraron y porque no se pudo cambiar de modelo. Es falso que la transición culmine con la alternancia de 2000.
Fragmento de la entrevista que se publica en la edición 1916 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Fuente Proceso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios en cualquier momento, solo trata de poner buenos argumentos y sobre todo trata de evitar el uso de palabras altisonantes, este blog es de ustedes.
Saludos.